Monday, June 29, 2009

Remember, remember the 5th of November...

Hoy volví a ver "V for Vendetta" por enésima vez. La película me fascina y me pareció apropiada en vísperas de las elecciones. No hay mucho que agregar a las campañas. Creo que es mejor dejar algo para reflexionar para después del comicio.

"V for Vendetta" no es, a la vista de la mayoría, un mensaje de libertad. La consideran una película de aventuras común y corriente. En el peor (o mejor) de los casos, una película acerca de una realidad distante en el tiempo, la geografía o la imaginación. Y tengo que admitir en que algunos aspectos es así. Pero la película, y la novela gráfica que le dió origen, muestra una visión del socialismo tal como es. Es difícil verlo desde esta perspectiva, porque estamos sumidos en él. De la misma manera, la novela "1984" de George Orwell fue malinterpretada en su momento como una visión de un posible futuro cuando, en realidad, él estaba describiendo de que manera el socialismo manipulaba la percepción de la realidad a través del manejo de la información para someter a la población en tiempos de crisis, como fueron los años de la segunda guerra mundial.

En la película, el protagonista representa a Guy Fawkes, quien en 1605 intentó destruir la casa de los lores en el Reino Unido en lo que se conoció como la "Conspiración de la pólvora". Guy Fawkes, también conocido como Guido en los años que luchó por España, se convirtió en una leyenda y un símbolo del anarquismo. Posiblemente más por ser una leyenda que por el verdadero significado del complot. Guy Fawkes, como todos los demás conspiradores, era católico y miembro de la aristocracia. La conspiración fue justificada como una reacción a la discriminación sufrida por los católicos bajo el reinado de James I de Inglaterra (y VI de Escocia) quien atacó duramente a los extremistas católicos y puritanos durante la conferencia de Hampton Court. Pero en realidad se trataba de derrocar la dinastía protestante existente para imponer una dinastía católica a partir de la hija de James, Elizabeth. Y por derrocar me refiero a volar en pedazos a loo miembros de la dinastía reinante encendiendo unos 800 Kg de pólvora debajo de la casa de los lores durante la ceremonia de apertura de sesiones.

Guy Fawkes fue detenido en las cámaras subterráneas debajo del palacio de Westminster donde se encontraba almacenada la pólvora, según los relatos de la época, con la antorcha en la mano y dispuesto a sacrificarse en el atentado. Como si esto no fuera suficiente para convertirlo en una leyenda, Fawkes soportó tres meses de prisión y tortura constante sin delatar a sus co-conspiradores. Solo después que algunos de ellos se revelaron por sí mismos al intentar un ataque armado al palacio, Fawkes mencionó sus nombres. Su única concesión fue firmar su confesión. Fawkes y otros conspiradores fueron sentenciados a lo que se consideraba el más atroz de los castigos, algo reservado para los crímenes más atroces. Como pueden imaginarse, no estamos hablando ni del homicidio ni de la violación. Los crímenes más atroces son los crímenes contra el poder del gobierno. El castigo era más que la muerte. Los condenados eran izados colgados del cuello, destripados y castrados aún en vida, sus intestinos y genitales quemados y, una vez muertos, sus cadáveres decapitados y desmembrados para que pudieran ser exhibidos en público como ejemplo. Guy Fawkes no estaba dispuesto a someterse a tal afrenta. Una vez que tuvo la soga al cuello, y aún debilitado por los meses de tortura, saltó del patíbulo para morir de inmediato por la rotura de las vértebras cervicales.

Y así fue que Guy Fawkes se convirtió en un mito y un símbolo de la lucha contra el poder del gobierno, cualquiera sea el gobierno. Muchos poemas le han dedicado, el más famoso de ellos

Remember, remember the fifth of November,
The gunpowder treason and plot,
I know of no reason
Why the gunpowder treason
Should ever be forgot


Recuerda, recuerda el cinco de Noviembre
La traición y conspiración de la pólvora
No se de una razón
Por la que la traición de la pólvora
Deba ser olvidada


El anarquismo ha usado su imagen en posters con el texto "Vote por Guy Fawkes, el único hombre que ha entrado en el parlamento con intenciones honorables".

Pero volviendo a la película, V, el protagonista, se presenta públicamente en televisión nacional con este mensaje:

Good evening. Allow me first to apologize for this interruption. I do, like many of you, appreciate the comforts of every day routine- the security of the familiar, the tranquility of repetition. I enjoy them as much as any bloke.

But in the spirit of commemoration, thereby those important events of the past usually associated with someone's death or the end of some awful bloody struggle, a celebration of a nice holiday, I thought we could mark this November the 5th, a day that is sadly no longer remembered, by taking some time out of our daily lives to sit down and have a little chat.

There are of course those who do not want us to speak. I suspect even now, orders are being shouted into telephones, and men with guns will soon be on their way. Why? Because while the truncheon may be used in lieu of conversation, words will always retain their power. Words offer the means to meaning, and for those who will listen, the enunciation of truth.

And the truth is, there is something terribly wrong with this country, isn't there? Cruelty and injustice, intolerance and oppression. And where once you had the freedom to object, think, and speak as you saw fit, you now have censors and systems of surveillance coercing your conformity and soliciting your submission.

How did this happen? Who's to blame? Well, certainly there are those more responsible than others, and they will be held accountable, but again truth be told, if you're looking for the guilty, you need only look into a mirror.

I know why you did it. I know you were afraid. Who wouldn't be? War, terror, disease. There were a myriad of problems which conspired to corrupt your reason and rob you of your common sense. Fear got the best of you, and in your panic you turned to the now high chancellor, Adam Sutler. He promised you order, he promised you peace, and all he demanded in return was your silent, obedient consent.


Buenas tardes. Permítanme disculparme por esta interrupción. Yo, como muchos de ustedes, aprecio el confort de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la repetición. La disfruto como cualquier otro.

Pero en el espíritu de la conmemoración, esos eventos importantes del pasado asociados con la muerte de alguien o el final de algún enfrentamiento sangriento, una celebración o un día festivo, creo que deberíamos marcar el 5 de Noviembre, un día que lamentablemente no se recuerda más, tomando unos minutos de nuestra vida diaria para una pequeña conversación.

Hay, por supuesto, quienes no quieren que hablemos. Sospecho que, en este preciso instante, se están gritando órdenes por teléfono y hombres armados estarán pronto en camino. Porqué? Porque aunque el garrote pueda ser usado en lugar de la conversación, las palabras siempre mantendrán su poder. Las palabras ofrecen el medio para el significado y, para aquellos que escuchan, la enunciación de la verdad.

Y la verdad es que algo está terriblemente mal en este país, no es así? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Y donde una vez tuvimos la libertad para objetar, pensar y hablar como nos pareciera, ahora tenemos censores y sistemas de vigilancia imponiendo conformidad y solicitando sumisión.

Cómo ha pasado esto? Quién es el culpable? Bueno, ciertamente hay quienes son más responsables que otros y serán juzgados por ello, pero a decir verdad, si están buscando al culpable, solo necesitan mirar en un espejo.

Sé porque lo hicieron. Sé que estaban asustados. Quién no lo estaría? Guerra, terror, enfermedades. Había una centena de problemas que conspiraron para corromperles su razón y robarles su sentido común. El miedo tomó lo mejor de ustedes y, en pánico, buscaron refugio en el Alto Canciller, Adam Sutler. Él les prometió orden, él les prometió paz, y todo lo que demandó en pago fue silencioso y obediente consentimiento.


Les suena conocido? No es esto lo que hemos vivido cada día desde que el socialismo se instaló en nuestros gobiernos? E insisto, no estoy hablando de los detalles de la película. Estoy preguntándome porqué estos gobiernos son apoyados a través del voto? Porqué la gente percibe que votarlos es lo que deben hacer?

Y esta es la reflexión que les quiero plantear para después de las elecciones. Mientras escribo esto, lo resultados no son todavía conocidos pero no tiene importancia cuales sean. Y les pido que se olviden de lo que han votado y, si es posible, que se olviden de esta elección en particular. Hoy es un día para reflexionar acerca de que nos motiva para votar, siempre. La pregunta que deben hacerse es "votamos con miedo?". Votamos a B para ponerle límites a A? O votamos a A por miedo a que pateen el tablero si B gana? Votamos a uno u otro porque pensamos que van a resolver nuestros problemas?

Constantemente hay gente llegando a este blog buscando una relación entre Libertad y Responsabilidad. Y como he explicado muchas veces, son una y la misma. No existe Libertad sin Responsabilidad. Y Responsabilidad es hacernos cargo de nuestras vidas, tomar las decisiones que hacen a nuestra vida por nosotros mismos y pagar las consecuencias de nuestras decisiones. Eso es Libertad. Pero no se puede con miedo. Con miedo, uno busca poner la responsabilidad en manos de otro y eso se paga con la libertad. Votar es una de esas decisiones. La democracia no existe si votamos con miedo. No somos libres si votamos con miedo.

Hoy olvídense de los resultados porque no cambian nada. La oposición tiene las mismas ideas y la única forma de ponerlas en funcionamiento es tomando nuestros recursos. Unos pueden ser malvados y corruptos y los otros bondadosos y honestos. No hay ninguna diferencia si el paradigma principal del sistema es apoderarse de la riqueza que creamos con nuestras labor y disponerla a su gusto sin rendir cuentas por los resultados. Cuando nuestro esfuerzo se pierde no importa si lo robaron o lo mal invirtieron. Se perdió y no se puede recuperar.

Aprovechemos la oportunidad para reflexionar y prepararnos para el futuro. Tomemos una posición libertaria, una posición responsable, y decidamos nunca más votar con miedo. Si votamos que sea con convicción. Y ojalá en las próximas elecciones podamos darles un "5 de Noviembre" que nunca jamás sea olvidado.

Tuesday, June 2, 2009

Las alternativas para las próximas elecciones

Voy a darles la oportunidad de ahorrarse la lectura de este artículo. Si lo que buscan es la respuesta concreta y directa se las doy ya, ninguna. No hay ninguna alternativa para las próximas elecciones, no la ha habido desde que tengo memoria.

De lo que voy a escribir hoy es del verdadero significado de las elecciones. Mucha gente desconoce que es lo que se vota, las posiciones electivas en cuestión, pero lo importante acá es que es de lo que realmente se vota, la posibilidad "legal" de mantener el poder absoluto.

Yo sé que esto suena dramático y exagerado, pero es la realidad histórica que hemos visto durante casi un siglo.

Sin ir tan lejos, recuerdo las primeras elecciones legislativas después del Proceso (la dictadura militar que gobernó Argentina desde 1976 a 1983). Alfonsín había logrado la presidencia con un porcentaje importante (52%) que no solo superaba el 50%, también superaba en más de un 10% a la fórmula de Luder-Iglesias. Sin embargo, para la fecha de las elecciones, el romance había terminado. Las medidas económicas de Alfonsín fueron todas regresivas, la situación caótica y la recuperación institucional nunca pasó de la declamación.

Voy a hacer una pausa importante en este punto porque esta última afirmación va a provocar una avalancha de protestas. Alfonsín es visto por la mayoría como el adalid de la democracia Argentina, el hombre que la recuperó para todos nosotros y quien salvó a las "instituciones" de los años oscuros de la dictadura. Nada de esto es cierto. La transición del gobierno militar al gobierno democrático de Alfonsín no fue el cambio que esperaba y diría que esperábamos, porque de mis conversaciones con muchas otras personas recuerdo que no era solo yo quien esperaba esos cambios. Y no desconozco el hecho que el proceso secuestró, robo, violó y asesinó ilegalmente por cuestiones políticas mientras que el gobierno de Alfonsín solo secuestró con un tinte semi legal como para cuidar las apariencias. Si quieren cuestionar este hecho, les recomiendo primero leer esta nota. Sergio Valenzuela fue arrestado en Chos Malal en 1987 por haberle gritado a Alfonsín y estuvo detenido 10 días por desacato. Lo que gritó fue "tenemos hambre señor presidente". Si bien desacato estaba contemplado en el artículo 244 del código penal, la definición es muy difusa y la interpretación de "falta de respeto" que se aplicó es absurda. El adalid de las instituciones jamás reconoció esto como una falta y, de hecho, no hizo absolutamente nada para evitar el arresto. Hasta es posible que lo haya exigido de la misma manera que Scioli demandó la cabeza del responsable por su reciente bochorno. Sergio Valenzuela estuvo prófugo una semana y la policía de la democracia dedicó sus recursos a perseguirlo, seguramente desatendiendo aquellas responsabilidades que hubieran resultado en cambios positivos para los habitantes de Chos Malal como por ejemplo atender a la seguridad pública. Aún después del arresto, Alfonsín pudo haber intervenido y terminar con el incidente. Y tengo mis serias dudas que haya habido un proceso legal en este caso pero desconozco los detalles. Sergio Valenzuela recibió asistencia del gobierno por intervención personal de Alfonsín unos años después. Otra muestra de como Alfonsín, como todo otro presidente, respetó a las instituciones. La asistencia social manejada personalmente en forma arbitraria como dádiva de monarca, una manera de comprar voluntades.
Entre otras cosas que esperaba de Alfonsín, me hubiera gustado ver que derogara toda la legislación generada por la comisión legislativa del proceso. Y usé derogar a falta de otro término porque la realidad es que debió haber sido ignorada completamente. Toda la legislación del proceso es nula aún hoy, nula de nulidad absoluta porque no fue el fruto de un Congreso elegido democráticamente como lo exige nuestra Constitución. Y, aún si consideramos que semejante cambio hubiera ocasionado un caos institucional (no hubiera ocurrido pero...), había alternativas. Una de ellas hubiera sido la revisión completa de la legislación por el Congreso democráticamente elegido. Pero esto no ocurrió. No porque era un trabajo de verdad, algo a lo que los políticos escapan, sino porque nada es más atractivo para un gobierno socialista que el poder respaldado por ley. El gobierno de Alfonsín, e insisto que igual que cualquier otro gobierno, usó y abusó de estos poderes.
A esto podríamos sumarle la actitud con que trató los crímenes de la dictadura. Haber "perdonado" en pos de la "pacificación" fue una de las más atroces cachetadas a las instituciones. No solo desde el punto de vista de la justicia objetiva, porque los crímenes se cometieron y esto no se puede cuestionar, si no porque no tenía la autoridad para hacerlo. Legalmente el presidente tiene autoridad para otorgar perdones, algo que me parece atroz y que voy a tratar en el futuro, pero solo a reos condenados. Es necesario el debido proceso y la condena para que se pueda obtener un perdón presidencial. Alfonsín se excedió en los poderes atribuidos por la Constitución al evitar el juicio.

Volviendo al tema de las elecciones, en las primeras elecciones legislativas del gobierno de Alfonsín, la elección se transformó en un debate acerca de la gestión de gobierno. Aunque no fue tan descarado como en el caso de la consulta popular por el conflicto del Beagle, la realidad es que el gobierno lo asumió en este sentido. Con el justicialismo dividido y mal visto en general, lo que más temía Alfonsín era una gran mayoría de votos en blanco. Aún si sus candidatos obtenían una mayoría relativa, cosa que hubiera ocurrido seguramente, la imagen de una mayoría real de votos en blanco hubiera mostrado la realidad de la voluntad de los votantes, no apoyar la gestión del gobierno actual ni respaldar a la inexistente oposición. Algo que hubiera sido mucho más saludable para nuestras instituciones. Alfonsín apoyó su campaña básicamente en un solo punto, votar en blanco es una traición digna de nostálgicos del proceso. Él sabía que apuntar en contra de la oposición era contraproducente porque no eran capaces de reunir los votos necesarios para tomar el control del Congreso. La estrategia dió resultados, aunque los votos en blanco fueron significativos para ser la segunda elección desde el retorno de la democracia. Hubo más de un 10% en comparación con menos de un 3% en las elecciones de 1983.

En el caso de la consulta popular por el tema del Beagle, la situación fue peor. Para quienes no lo recuerden (o no lo sepan) hasta el año 1984 existió un conflicto por la delimitación de la frontera en la zona del canal de Beagle en el extremo Sur del continente. Este es un tema que merece su propio artículo porque no solo es una historia jugosa, muestra como han respondido nuestros gobiernos en la defensa de nuestros intereses. La cuestión es que en 1984, el gobierno de Alfonsín, decidido a terminar con el conflicto, sometió un tratado a consulta popular. La elección fue un enfrentamiento entre la UCR y el justicialismo, un nuevo debate sobre la gestión de gobierno en general y no el tema que se trató en cuestión. El significado del tratado, bueno o malo, fue pasado a segundo plano. El justicialismo jugó sus cartas apoyando la abstención, una manera de obtener los votos de sus huestes sumados a los de todos aquellos que no fueran a votar porque la consulta no era obligatoria. Esto provocó el efecto contrario, la gente se volcó a votar masivamente no para apoyar el tratado, sino para contrarrestar la maniobra del justicialismo. Esta consulta convocó a más de 12 millones de votantes, sobre un total de electores habilitados que rondaría los 18 millones, con solo un 2% de votos en blanco. El tratado se aprobó con más del 80% de los votos y nadie jamás se cuestionó si eso era lo correcto.

Años después, Menem resolvió el problema de los votos en blanco de la única manera posible, por ley. Con la oposición deprimida después de la gestión de Alfonsín, su mayor temor también fue el voto en blanco. Y Menem se jugaba su reelección, no era una mera elección legislativa. Así fue que en 1995, el artículo 149 del código electoral fue reemplazado por otro que establece como condición para ser elegido obtener el 45% "de los votos afirmativos válidamente emitidos" o en su defecto el 40% y una diferencia de más del 10% sobre el segundo. Esto es lo que le quitó valor a los votos en blanco, no son afirmativos y por lo tanto no se cuentan dentro del porcentaje para el cálculo. Esto es un gran beneficio para todos los partidos políticos porque ya no es necesario obtener una verdadera mayoría para alcanzar la presidencia, solamente una "gran minoría".

Pero este cambio fue utilizado para desalentar el voto en blanco mucho más allá de su verdadero alcance. La modificación solamente afecta a las elecciones presidenciales, el artículo es parte del Capítulo I, "De la elección de Presidente y Vicepresidente de la Nación". En el caso de elecciones legislativas, la elección de senadores se realiza por mayoría simple y la de diputados por proporción de votos obtenidos entre aquellas listas con al menos un 3% de los votos. En ambos casos los votos en blanco no afectan el resultado. No es cierto que los votos en blanco cuenten a favor de los partidos mayoritarios. A lo sumo se podría considerar que cuentan en contra de los minoritarios que podrían no alcanzar el 3% o no alcanzar la cuota necesaria para obtener una banca. Pero de la misma manera se podría considerar que cuentan en contra de los mayoritarios que podrían perder una banca a manos de partidos menores que superan el 3% mínimo.

El análisis matemático de cuales son las posibles consecuencias del voto en blanco no lleva a nada. El voto en blanco no va a ser contabilizado de una manera o de otra. Pero esto no tiene que ser una condición a considerar en el momento de votar. Votar al menos malo no es correcto. Votar en contra del malo tampoco. En estas elecciones no hay alternativas porque no hay una oposición real, estamos entre socialistas en el poder y socialistas que quieren estar en el poder. Unos serán más corruptos que otros, beneficiarán a diferentes grupos, atacarán a otros, en el fondo todos ellos necesitan apoderarse de los recursos para poder "redistribuirlos" para el bien o para el mal. No importa el objetivo, no importa el resultado, lo que está mal es apoderarse de los recursos que nosotros producimos utilizando el poder del estado.

Justo ayer ví en un programa de televisión un periodista, asumo que de un programa humorístico, entrevistando a candidatos con preguntas acerca de sus plataformas. La gracia era que las preguntas estaban referidas a las plataformas de los otros partidos y se las presentaban como las propias. Obviamente que todos cayeron en la trampa y elaboraron elusivas respuestas acerca de como y porque se iban a implementar esas políticas. No es una sorpresa, no hay manera que los candidatos puedan distinguir una plataforma de otra porque son todas iguales. Puede haber diferencia de matices pero el socialismo es socialismo, no importa por que lado quieran verlo. No hay diferencias ideológicas entre ellos.

No es mi intención en este blog decirle a la gente que debe votar. Pero sí decirles que voten a conciencia, que voten expresando claramente su voluntad.
El voto en blanco cuenta en la medida que nosotros lo consideremos. No importa si alcanzan la banca en el Congreso o no. El gobierno va a reforzar este modelo socialista opresivo porque tanto oficialistas como opositores quieren lo mismo. Lo que no consiguen por mayoría lo consiguen por negociación. Lo que no consiguen hoy lo conseguirá mañana el que sigue. La importancia del voto en blanco es que muestra cuantos somos los que no apoyamos este sistema de gobierno no importa cual de los partidos esté en el gobierno. El voto en blanco nos muestra que no estamos solos. Y no me importa si somos una minoría, pero somos, estamos, existimos. De la misma manera que no vendería mi voto a cambio de "asistencia social", tampoco voy a vender mi voto por miedo al gobierno.

Sunday, May 31, 2009

Una visión de la campaña

Esta semana hubo una serie de incidentes que, si bien no representan toda la campaña en su totalidad, son una imagen de sus principales características.
El hecho que esto apunte a solo uno de los candidatos es irrelevante. Estos incidentes muestran con claridad cual es la naturaleza del gobierno en muchos aspectos que ya hemos comentado en este blog.

Voy a tomar como punto de partida la visita de Scioli a Lobería. Como pueden ver en las noticias, no fue bien recibido allí como no fue bien recibido en ningún otro lugar. Para toda esta "complicada gira proselitista", se "había dispuesto un operativo policial sin precedente". Esto demuestra que el gobierno no desconoce el descontento de sus electores. Pero no pueden dejar de hacer campaña en estos lugares que les son adversos como tampoco pueden ocultar el hecho que no son bien recibidos donde no tienen una masa crítica de gente viviendo de los beneficios de la seguridad social. Esto es evidente considerando que después de los incidentes se realizó el acto "en el que entregó subsidios" mientras se escuchaban "los abucheos que llegaban desde el exterior". Dentro del salón, los que recibían subsidios apoyaban (supuestamente) al gobernador y los del exterior, gente que trabaja y produce aún según las declaraciones del mismo gobernador, lo abucheaban.
Nada de esto es nuevo pero pocas veces ha sido tan descarado. La campaña está apuntada directamente a unificar a todos aquellos que viven del estado sin producir, sin responsabilidad, detrás de un solo objetivo, mantener y reforzar las actuales políticas de tomar de quienes producen la riqueza para repartirla "equitativamente".

Hace un tiempo me lamentaba porque era mi impresión que estábamos muy cerca de alcanzar la masa crítica necesaria para esclavizar por ley y democráticamente a todos los trabajadores productivos. Algo que se logra poniendo a más de la mitad de la población a vivir del estado ocupando un cargo electivo, una posición burocrática gubernamental o recibiendo asistencia social. Ojalá esta campaña le abra los ojos a otros acerca de este peligro y de lo cerca que estamos.

Otro aspecto importante es la manera en que el gobierno maneja los recursos del estado. Ya mencioné el importante operativo desplegado para esta gira, solamente en este incidente hubo involucrado "un cordón policial de 300 efectivos". Y si bien arrojar huevos contra otro debe ser considerado una forma de agresión, y sancionado como tal, la realidad es que no es ni remotamente comparable con los actos de agresión criminal a los que, lamentablemente, nos estamos acostumbrando. 300 efectivos fueron destinados a impedir que el gobernador pasara por un momento embarazoso, que se podría haber evitado simplemente no haciendo la gira.

Esto no es nuevo tampoco. El operativo de seguridad alrededor de Scioli (igual que de la mayoría de los funcionarios públicos de alto rango) ya se estaba reforzando desde el año pasado como se ve en esta noticia. Esto es una respuesta a la forma en que ha sido recibido cada vez que sale de su oficina. Otra vez, esto no es nuevo ni es Scioli el único. Cuando la respuesta de los electores es desfavorable, la solución es tomar más recursos y utilizarlos para mantener una distancia segura.

Y si todavía creen que esta es una visión extrema de la situación, vean cual fue la solución final a los incidentes de Lobería. La autoridad policial involucrada fue relevada de su cargo. En un momento en el que la seguridad de la población frente al crimen es pobre, si no nula, un jefe policial es destituido porque falló en evitarle un momento embarazoso al gobernador. Y sigo insistiendo que acepto la calificación de crimen a la agresión de la que fue objeto. Pero no puedo dejar de destacar la inmoral distribución de los recursos del estado. Para la protección de un individuo, cuya producción de riqueza es nula, 300 efectivos solamente para su círculo cercano. Para el resto de la población productiva, 1 efectivo cada 1.500 (esta cifra es global considerando los números totales de población, considerando únicamente los efectivos destacados a seguridad en las calles la proporción se reduce posiblemente a un cuarto). Y en cuanto a como se mide el resultado de la gestión, por fallar en la protección de un individuo cuyo nivel de producción de riqueza es nulo, destitución. Por fallar en la protección de la población productiva en general, seguir adelante con su carrera.

Según su propia declaración

"No voy a dejar de ir [al interior de la provincia]. Me van a tener que pegar un tiro en la cabeza para que deje de trabajar. Y van a tener que apuntar bien, porque si me dejan herido voy a seguir trabajando y cumpliendo mis responsabilidades"

Scioli llama a esto "cumplir con sus responsabilidades". Uno no puede menos que preguntarse que estuvo haciendo antes cuando no se lo veía haciendo gira de campaña. Si los subsidios son tan necesarios, no es más eficiente distribuirlos a través de la administración del gobierno? porqué es necesario que los entregue él en mano? Si es necesario ir a ver la realidad en directo, porqué no lo hizo antes? porqué hacerlo con un cordón policial de 300 efectivos que no le permiten ver la realidad?
No es un secreto. Todos sabemos que es una gira de campaña. Todos sabemos que solo tienen el apoyo de aquellos a los que les entregan el fruto de nuestra labor. Todos sabemos que no son bien recibidos justamente por eso. Todos sabemos que si no hubiera campaña no estarían repartiendo. Todos los que reciben van a votar a favor de este gobierno. Cuál es la necesidad de desperdiciar más recursos?

Estamos todos tan sumidos en este sistema diabólico que nadie reacciona a estos hechos. Como muestra vean la respuesta de quien se supone es la "oposición" a este sistema, De Narváez se comunicó con Scioli para expresarle su "solidaridad". No parece preocuparle la mala administración de recursos ni el manejo de la policía para su uso personal. Y no lo hace simplemente porque entiende que eso es lo que se debe hacer, eso es lo que espera que se haga si él llegara a ocupar esa posición y eso es lo que él mismo haría si fracasaran en su protección personal. No he visto ni oído a ningún político o periodista cuestionar la actitud del gobierno.

Los recursos no surgen de la nada. Las naciones no son ricas o pobres por sus recursos. Pueden tener o no una situación naturalmente ventajosa, pero hasta el paraíso terrenal necesita trabajo productivo para progresar. La riqueza se produce con trabajo, el trabajo de aquellos que producen en el mercado real, trabajo medible objetivamente. Todo lo que hace el gobierno debe ser medido en términos de recursos y esta evaluación es la que objetivamente debemos usar para calificar la gestión del gobierno. Porque esos recursos no pertenecen al estado, ni a la nación ni a los políticos. Esos recursos no pertenecen a nosotros porque somos nosotros los que los producimos. Cada centavo de recursos invertido que no genera un cambio positivo en nuestras vidas es un centavo más que nos esclaviza.

Monday, November 3, 2008

Una mirada crítica al proyecto de reforma del sistema jubilatorio

Más que el proyecto, voy a comentar sobre el texto de presentación donde se pretende justificar este proyecto. La sola presentación es vergonzosa por la cantidad de mentiras y verdades a medias. Como todo en política, está escrito para que suene atractivo y deseable pero no tiene sustento.
Se persigue el objetivo de la unificación del sistema integrado de jubilaciones y pensiones en un único régimen público que se denominará Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) a ser financiado por un sistema solidario de reparto.

El sistema que quieren implementar es "solidario de reparto". Solidario suena a bueno en el sentido que es bueno ser solidario. Pero no se puede ser solidario compulsivamente. Esta solidaridad es la clásica "solidaridad justicialista", la solidaridad de Evita. "Solidarios" dispuestos a dar "generosamente", sin límites, siempre y cuando la plata fuera de otro y quedandose con el vuelto.
Tal régimen deberá garantizar a todos los afiliados y beneficiarios del actual régimen de capitalización idéntica cobertura y tratamiento que la que brinda el régimen previsional público.
Esto es exactamente lo que no queremos. Se supone que frente a la opción entre uno y otro elegimos el sistema privado porque consideramos que las prestaciones son mejores. Ahora pretenden imponernos por ley el sistema que decidimos abandonar pero "garantizando las mismas prestaciones" que dedidimos no recibir.
El presente proyecto de ley enmarca al sistema de seguridad social dentro de los preceptos constitucionales contenidos en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional, al establecer que el estado es quien otorga los beneficios de la Seguridad Social en forma integral e irrenunciable.
Anteriormente ya hablé del nefasto articulo 14 bis. Esto es una muestra de porqué es tan nefasto. Uno de los aspectos más destacados es el carácter "irrenunciable" de los beneficios. No se refiere a que nos imponen el beneficio compulsivamente ya que esto no tiene sentido. Se refiere a que no tenemos la libertad de renunciar al sistema y dejar de aportar. Y esto es lo que esperan de nosotros, que no dejemos de aportar, que nuestra riqueza, el fruto de nuestra labor, quede en sus manos, fuera de nuestro alcance.
Este sistema prevìsional unificado estará basado en el principio de solidaridad, en el que el régimen público tiene un rol inclusivo y redistributivo, acorde con las políticas que ha desarrollado el Gobierno Nacional desde el año 2003.
Más de lo mismo "solidaridad", "redistribución".
Las jubilaciones y pensiones deben, por definición, otorgar certezas a los ciudadanos en un momento de sus vidas en el cual ya no participan de la fuerza activa de trabajo.
Si bien no es por definición, es cierto que esperamos que nuestras jubilaciones y pensiones nos otorguen certeza y seguridad. Pero, como expliqué en el artículo anterior, el sistema como está planteado en la ley es inviable y el gobierno nos ha dado muestras de su irresponsabilidad en el manejo de las finanzas públicas una y otra vez. No solo este gobierno sino todos desde que tengo uso de razón. Si hay algo que no me brinda el gobierno con este proyecto es certeza o seguridad.
Los antecedentes históricos del sistema previsional en la República Argentina tienen su hito fundacional en la creación de la Secretaría de Trabajo y Previsión, el 27 de noviembre de 1943 ya que, hasta dicha fecha, no existía un esquema central estratégico y, por lo tanto, coexistían diversos sistemas jubilatorios que daban respuestas particulares y heterogéneas, no cuidando la igualdad de los ciudadanos ante la Ley.
Este es un detalle interesante porque es cierto que a esa fecha no existía el concepto de jubilación generalizada. Grupos de particulares habían creado sus propias cajas para administrar ahorros con miras a un futuro retiro. Estas cajas eran eficientes porque se administraban bajo la mirada directa de sus miembros. Los fondos eran intangibles no por ley sino por el simple hecho que no estaban al alcance de las sucias manos del estado. Muchas de estas cajas eran muy eficientes en la administración tanto de los fondos como de la documentación. A diferencia del estado que es incompetente, desordenado e irresponsable. Solamente basta con mencionar el requisito de presentar documentación probatoria de todos los años de aporte para tramitar una jubilación. Hay personas que se ven obligadas a recorrer empresas en las que han trabajado décadas atrás para conseguir un certificado de aportes. Y en las condiciones por las que hemos pasado en los últimos 50 años, las probabilidades de encontrarnos con estas empresas cerradas es muy alta. Muchos optaron por una moratoria para cubrir los faltantes antes que penar en la búsqueda de los comprobantes. Todo para poder justificar un pago que es estado debería tener registrado, un registro que debería ser casi sagrado no porque yo lo diga, por lo que el gobierno expresa acerca de la importancia de estos fondos. Esta lesividad en la administración muestra cual es el verdadero interés del gobierno en los fondos jubilatorios.
Las cajas en su momento fueron existosas porque los trabajadores las crearon voluntariamente y las protegieron porque esos fondos los sentían como propios. Esto obviamente creo deseo en otros por obtener la misma seguridad para su futuro. Pero ante la alternativa de ahorrar y crear sus propias cajas o apoderarse de las existentes y "solidarizar" el sistema, la segunda alternativa es muchísimo más tentadora. La igualdad de los ciudadanos ante la ley no significa que mi esfuerzo debe ser redistribuido, significa que mi esfuerzo no puede ser castigado así como el de ningún otro. Significa que todos tenemos derecho a obtener las cosas que deseamos en la medida que podamos generar la riqueza necesaria, no que si uno las obtiene se convierten en un derecho para todos. Este concepto esclaviza a aquellos que trabajan más para equiparar a quienes no lo hacen a un estandar de vida que no se merecen.
Dicho sistema sufrió un progresivo deterioro originado, entre otras causas, en el constante proceso de desindustrialización comenzado a fines de la década de 1970; la creciente informalidad laboral y la consecuente caída de los recursos del sistema; la proliferación de regímenes especiales sin los necesarios esquemas de financiamiento; los cambios demográficos; el proceso inflacionario y sus consecuencias sobre las relaciones ingreso/gasto del sector público y la alta litigíosidad por problemas de diseño del sistema.
El proceso de desindutrialización en Argentina empezó a mediados del los 40. A fines de los 70 se acentuó muchísimo pero la pendiente empezó a principios de los 70 con las primeras hiperinflaciones, devaluaciones de la moneda, regulaciones excesivas, incrementos de impuestos, etc. Todas ellas causadas por los gobiernos. Y no por hacer las cosas diferente de como las hace este gobierno hoy, hicieron las mismas cosas, aplicaron las mismas políticas y causaron la desindustrialización de la misma manera que este gobierno la mantiene.
La creciente informalidad es fruto de lo mismo. Solidarizando el sistema, incorporando a los beneficios a quienes no aportan, garantizando beneficios por razones políticas y cargando el peso del sitema en quienes aportan dentro del sistema formal, no son medidas políticas que contribuyan a la formalidad. Al contrario, encarecen el circuito formal de produccion y castiga a quienes se mantienen en él. La informalidad se convierte en una alternativa más atractiva.
La proliferación de regímenes especiales, jubilaciones de privilegio, pensiones graciables, jubilaciones otorgadas a quienes no aportaron, son todas medidas impuestas por el gobierno.
La inflación es consecuencia de la pésima política monetaria impuesta por el gobierno, ya traté este tema si quieren verlo en un artículo anterior.
La alta litigiosidad es consecuencia de la mala administración y el incumplimiento del gobierno. Mala registración, desidia, burocracia costosa e inútil y agregaría que mala intención destinada a cubrir con cuestionamientos formales las falencias financieras del sistema.
Todas las razones que esgrimen para justificar el deterioro del sistema son obra del gobierno. Y, de vuelta, estamos hablando de gobiernos que aplicaron las mismas políticas que este gobierno. Nos están pidiendo que pongamos todo en manos del sistema que el gobierno reconoce que está deteriorado gracias al gobierno. Qué sentido tiene?
Aquel conjunto de circunstancias pusieron claramente de manifiesto que no puede existir un sistema previsionai que funcione sin relaciones laborales formales. Estas razones, adicionadas a las dificultades macroeconómicas que vivió la República Argentina, fueron condiciones que evidenciaron la necesidad de replantear el sistema entonces vigente.
No es aquel conjunto de circunstancia, es este conjunto de circunstancias porque hoy tenemos dificultades macroeconómicas como nunca antes.
Así, se implementó la idea del ahorro individual administrado por empresas privadas; reemplazando al seguro social de base solidarla como pilar fundamental del sistema, considerando que sólo quien podía ahorrar podría jubilarse cristalizando la distribución del Ingreso.
Este es el concepto básico de la jubilación. El que puede ahorrar va a tener fondos disponibles para retirarse. Es la fábula de la hormiga y la cigarra pero en el esquema socialista la cigarra recibe los beneficios y la hormiga tiene que ir a hacer los trámites. La realidad es que el sistema socialista nos quitó a todos la posibilidad de ahorrar. El ahorro se convirtió en un cuento de nuestros abuelos. Permanentemente se ha castigado al ahorro y hasta se lo ha prohibido. Vivimos en un sistema donde casi la mitad de la riqueza está en manos del gobierno. La riqueza que nosotros producimos trabajando, la única que hay, termina en manos del estado que la "redistribuye". Con la misma eficiencia con la que encara todo, cada peso redistribuido cuesta veinte. Si el ahorro es tan importante para nuestro futuro, porqué no dejarnos ahorrar? porqué no darnos la libertad que nos garantiza la Constitución en el artículo 14, el de verdad, el original, para disponer de nuestros bienes? porque qué bien hay más valioso que el fruto de nuestra labor?
La imposición del sistema de capitalización traía aparejada la visión de que los aportes eran de propiedad individual, por lo que, la cuestión del trabajo organizado, también fue concebida como un asunto individual.
Los aportes son de propiedad individual. Son parte de la remuneración que recibimos por nuestro trabajo. El trabajo, organizado o no, lo tiene que hacer cada uno. No somos comunistas, o al menos yo siempre creí que no. Y cuando el trabajo es organizado o en equipo, nada de esto cambia. Cada uno es remunerado por su labor y esa remuneración le pertenece. Si parte de ella la aporta como ahorro para su futuro, es suya y como tal debería estar protegida por el artículo 14 de la Constitución.

La presentación sigue tratando de explicar como el sistema de capitalización individual deterioró más el sistema público y no logró los resultados esperados y como las comisiones se convirtieron en leoninas.
La realidad es que el sistema público se deterioró por la incorporación de beneficiarios sin aporte, el deterioro económico y la mala administración. El hecho que la falta de fondos fuera notable no es más que un reflejo del sistema. Si el sistema público hubiera sido la mitad de lo bueno que el gobierno pretende hacerlo parecer, no habría habido una adhesión tan masiva a las AFJP.
Pero estoy de acuerdo en que muchas de las metas no se cumplieron. Seamos sinceros, de la misma manera que el sistema público no puede de ninguna manera cumplir con el 82% exigido por ley (vean el artículo anterior) el sistema privado tampoco puede. Pero tenemos la libertad de elegir y elegimos el menos malo de los dos. Y las comisiones calculadas en base al sueldo bruto y no al aporte, una triquiñuela creada para que el valor del porciento pareciera menor de lo que es (1%), fue impuesta por la ley. Así como la impusieron ahora la pueden corregir por ley. Pueden ir mucho más lejos y no fijar condiciones para las comisiones para que pueda haber competencia y que las comisiones bajen naturalmente. Pueden ir más lejos y darnos la libertad de disponer de nuestro dinero para ahorrar como mejor nos parezca.
También se esperaba que este régimen estimulara a los ciudadanos de mayores ingresos a realizar aportes voluntarios al sistema, en tanto que, a la fecha, el total de aportes no obligatorios no supera el CERO CON TRES POR CIENTO (0,3%) del total de los ingresos que reciben las ADMINISTRADORAS DE FONDOS DE JUBILACIONES Y PENSIONES.
Esta es la ficción de la ley. Creen que porque la ley existe la realidad cambia. De la misma manera que ahora creen que una ley distinta va a crear una realidad distinta. La realidad es única y los mercados naturales evolucionan por sí mismos respondiendo a las condiciones existentes. Nadie va a aportar voluntariamente a un sistema de aporte compulsivo. Si fuera deseable participar del sistema no sería necesario hacerlo mandatorio por ley. La razón por la que los trabajadores de mayores ingresos no aportan voluntariamente es que hay opciones de ahorro mucho más atractivas, con comisiones y costos muchísimo más bajos, más seguras y más estables y, por sobre todas las cosas, fuera del alcance del estado. Como estamos viendo ahora, estos trabajadores que ahorraron fuera de las AFJP tenían razón.
Conceptualmente e! sistema de capitalización deja el futuro de ios ingresos de nuestros trabajadores y jubilados a merced de los avatares del mercado financiero, es decir sujeto a operaciones de riesgo, tal como se hace más evidente ante la crisis financiera internacional.
Es exactamente así. El ahorro, desde que nuestra moneda no tiene respaldo de ningún tipo, está a merced del mercado. Pero los mercados que evolucionan naturalmente, sin intervención externa, tienden a evolucionar positivamente. El riesgo existe y es inevitable.
Entendiendo esto, los fondos de jubilación se enfocan en inversiones de bajo riesgo y de largo plazo, privilegiando aquellas que están basadas en activos reales. Irónicamente, las inversiones de mayor riesgo en las AFJP son los bonos del gobierno que tienen una pésima calificación y que muchos creen que no se van a honrar a su vencimiento. Este proyecto de ley demuestra que la intención del gobierno no es pagarlos sino licuarlos adquiriendo todo el paquete por ley. Este punto en particular se resuelve fácilmente liberando a las AFJP de la obligación de invertir en fondos públicos que no están respaldados ni por activos reales ni por actividades productivas. Así mismo, el proyecto crea aún más incertidumbre y riesgo en los fondos porque no solo van a estar sujetos a las mismas varientes del mercado financiero, van a estar en manos de la administración pública que ha demostrado históricamente irresponsabilidad en el manejo de fondos de todo tipo. Basta con ver los resultados de los presupuestos nacionales.
Para ello la Ley N° 26.222 permitió la libre opción entre regímenes y equiparó la prestación por permanencia. Asimismo se igualó la tasa de aporte entre ambos regímenes, se redujeron las comisiones de las ADMINISTRADORAS DE FONDOS DE JUBILACIONES Y PENSIONES al UNO POR CIENTO (1%) instaurando, además, la mutualización del sistema de invalidez.
Acá pueden ver claramente que quien fija las comisiones no son las AFJP. La ley estableció las comisiones en un mero 1% que parece una miseria pero que representa el 9% del aporte total porque se aplica sobre el sueldo bruto.
Es cierto, hoy de los 445.000 beneficiarios del régimen de capitalización el Estado concurre en el pago de los mismos en el SETENTA Y SIETE POR CIENTO (77%) de los casos y 179.000 jubilados de capitalización reciben complementos para que su haber no sea inferior a la mínima garantizada. Además hay que resaltar que 33.000 casos tienen ya su cuenta de capitalización individual totalmente consumida, y por consiguiente es el Estado quien paga la totalidad de sus haberes.
Lo que no se menciona acá es que no es ninguna novedad que el sistema es inviable, es matemáticamente imposible. Pero lo que pretenden justificar es que el sistema público es solidario con el sistema privado, que los beneficiarios del sistema privado reciben fondos del sistema público. Esto es una mentira porque esos fondos que reciben les pertenecen. Muchos de los beneficiarios del sistema privado aportaron durante muchos años al sistema público y ese capital fue diluido en el sistema "solidario", no se transfirió a sus cuentas individuales. Además, durante los años de aportes al sistema privado, el sistema público recibió los mal llamados "aportes patronales". Ese dinero también es parte del salario de los trabajadores y le pertenece a cada uno de ellos. Es parte de la remuneración que reciben por su trabajo, es el costo que la empresa paga por su labor. Ese dinero es un aporte equivalente al personal y en algunos casos hasta el doble. Estos trabajadores deberían recibir al menos el mismo beneficio del sistema público que reciben del privado porque han aportado a los dos al menos en la misma cantidad.
Los representantes del pueblo y de las provincias tomarán así, un rol activo en el seguimiento y el cuidado de ios fondos de la seguridad social, en aplicación de una verdadera política de estado para su custodia, en tanto los fondos pertenecen a los aportantes y no al Estado Nacional.
Para mayor tranquilidad, nuestros representantes van a ser lo veedores del nuevo sistema. Como si realmente pudíeramos confiar en ellos. Considerando la visión democrática de los Kirchner que considera a Cobos un traidor por haberse opuesto a la voluntad del ejecutivo. Nestor Kirchner mismo dió muestras de su concepto democrático esta semana cuando dijo que el que gana gobierna y el que no acompaña, refiríendose a la actitud de la oposición frente a este proyecto. No es así. No estamos votando al tirano de turno, aunque así parece. No puede el ejecutivo tomar cualquier decisión, apoderarse de cualquier cosa, regular todo lo que se lo ocurra. Si el congreso está solamente para dar el visto bueno a todo lo que el ejecutivo dispone, ahí tenemos los recursos necesarios para el sistema de jubilaciones, eliminemos el congreso.
Se prevé que, de resultar procedente el pago de una compensación, el Estado sólo entregará a los accionistas de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones, títulos públicos emitidos o a emitirse por la REPÚBLICA ARGENTINA, por hasta un valor máximo equivalente al capital social de las Administradoras liquidadas de acuerdo a las condiciones que establezca la reglamentación del presente proyecto de ley, estableciendo, además, que se preservará el empleo dé lo dependientes de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones.
Con respecto al personal médico, técnico, auxiliar y administrativo que se desempeñe ante las Comisiones Médicas y la Comisión Médica Central creadas por el artículo 51 de la Ley N° 24.241 y sus modificatorias se establece que será transferido a la SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO, en la proporción y oportunidad que sea necesario para su funcionamiento, conforme lo determine el MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL
Y en un contexto en el que la falta de recursos es el principal problema, vamos a indemnizar a las AFJP de nuestro bolsillo, porque el estado no genera riqueza, es riqueza que sale de nuestro trabajo y se la apropian a través de los impuestos. Y van a endeudarnos más para el futuro lo que significa que nuestra labor futura, la que todavía no realizamos, va a estar disminuída aún antes de empezarla.
Sumado a esto, los empleados de las AFJP van a convertirse en carga extra en la administración pública. Más costo, más gasto público.

Quién puede defender a este sistema? Les pregunto a quienes trabajan en el mercado de verdad, olvídense de los que no trabajan o viven de nuestra riqueza, quién de ustedes defiende este proyecto? Hasta cuando se puede mantener esta tendencia de castigar a quién produce y recompensar a quién no lo hace.
Justo esta semana leía de los planes para gastar más dinero en nuestras fuerzas armadas, para defendernos de qué? Qué enemigo es más peligroso hoy que nuestro propio gobierno? Quién daña más nuestra riqueza que quién nos estimula a no producirla? Cuál es la definición verdadera de un traidor?

Friday, October 31, 2008

Las AFJP

Como este blog tiene muchos lectores fuera de Argentina, de hecho tiene más fuera de Argentina que dentro de ella, quiero aclarar un par de detalles que los van a ayudar a entender este artículo. Las AFJP son las Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión. Fueron creadas hace unos diez años como una alternativa parcial al sistema de jubilaciones estatales que se encontraba en ee momento (como en muchos otros o diría que en toda su historia) totalmente quebrado e imposibilitado de cumplir con sus obligaciones. Hoy el sistema sigue igual, pero el gobierno cree que es una buena idea eliminar las AFJP y asumir la administración de estos fondos que no son pequeños. En esto estamos en estos días, como si fuera poca carga tener que trabajar para mantenernos arrastrando todo el peso del estado en nuestras espaldas, tenemos que sufrir viendo que nuestro futuro también se diluye. Parafraseando a Atahualpa Yupanqui "malaya, triste destino los fondos jubilatorios argentinos..."


Este es un tema que sin duda va a dominar los titulares por algún tiempo. Las perspectivas son malas, las probabilidades de que tenga un mal fin son altas y no sería de extrañar que, con el ambiente caldeado, esperen a que se enfríe un poco para sacar una ley a medianoche. Históricamente esta es la solución que han utilizado en estos casos.

Esta historia con los fondos jubilatorios no es nueva. Desde que se establecieron las primeras cajas de jubilación, esos fondos fueron una tentación para todos los gobiernos. Principalmente porque al estar los fondos fuera del alcance del gobierno, crecieron sobre todo en épocas en que la moneda mantenía su valor real. La palabra inflación no existía en el diccionario. Algunas de estas cajas eran privadas y fueron disueltas o absorbidas al estado, otras privadas de administración estatal y otras estatales (mayormente las destinadas a empleados públicos). Desde su origen hasta la fecha, todo el sistema ha ido en caída libre debido a las constantes intervenciones estatales. En principio eliminando todas las cajas privadas con lo que nunca hubo una evolución de un mercado hacia un sistema que tenga sentido. Más adelante unificando todo el sistema de manera de "solidarizarlo" al estilo socialista, los que se esfuerzan mantienen a los que no. Y finalmente saqueando los fondos. Es difícil encontrar una palabra más adecuada, eso es exactamente lo que se ha hecho y hacia donde tiende todo el sistema. Los fondos del estado se diluyen en una sola cuenta de manera que la disponibilidad es absoluta e inmediata. Y excusas para usarlos siempre sobran.

El sistema en sí mismo tiene una falencia insalvable. No solo desde un punto de vista lógico o económico, es inviable matemáticamente. De acuerdo con la ley, los jubilados deben recibir un salario equivalente al 82% del promedio del sueldo de sus últimos años de actividad. Voy a dejar de lado las variaciones de valor de la moneda, lo cual ya es una ridiculez, y asumir que los fondos aportados van a ser invertidos y que van a dar cierta rentabilidad, otra ridiculez Digamos para completar el absurdo que todos los trabajadores se ajustan a los mismos parámetros de tiempo empezando a trabajar a los 20, retirándose a los 65 con un sueldo constante y falleciendo a los 80. Para que el sistema funcione, debería recibir 15 años de salario al 82%, lo cual equivale a 12,5 años de salario. Durante los 45 años de actividad, suponiendo que es sueldo es constante, habrá aportado un 11% de su salario más un aporte patronal de un 9%. El aporte patronal es mayor en muchos casos pero el destino es variado, solo una parte se aplica a jubilación (irrelevante ya que todo el aporte va a la misma bolsa) pero vamos a asumir un aporte total del 20% lo cual es una estimación muy generosa. Voy a volver sobre el tema del aporte patronal porque es muy interesante entender exactamente quién es él que aporta. Volviendo a nuestro problema matemático, con un aporte total del 20%, el fondo jubilatorio acumulado al final de la vida laboral es equivalente a 9 años de salario. 9 años de salario deben cubrir 12,5 años de jubilación, estamos hablando de salario equivalente porque siguen siendo 15 años de retiro. Puesto de otra manera, los 9 años de aporte cubrirían las necesidades de casi 11 años de retiro al 82% del salario. Para poder alcanzar el objetivo establecido por la ley en estas condiciones, los fondos jubilatorios deberían invertirse de manera de obtener una rentabilidad total de casi un 40%. No parece mucho para 45 años pero hay que tener en cuenta que los fondos no estuvieron disponibles desde el primer día, sino que se acumularon a medida que el trabajador aportaba. Considerando esta evolución estamos hablando de una tasa efectiva anual de un poco más del 6%. Es una rentabilidad muy alta para inversiones de largo plazo. Seguramente todos habrán visto rentabilidades mucho más altas pero recuerden que estamos hablando de valor constante. Para valor constante un 6% es una alta rentabilidad. Pero hasta acá hablamos de un mundo totalmente irreal donde la moneda no varía, donde el trabajador recibe un sueldo constante a lo largo de toda su vida, trabaja sin interrupciones durante 45 años y donde existe la posibilidad de invertir a un mínimo de 6% efectivo anual sin riesgo a largo plazo. En estas condiciones que ningún economista serio podría considerar ni siquiera remotamente cercanas a la realidad, se cumple el sueño socialista del 82% móvil.

Bajando un poco a la realidad, las rentabilidades de inversiones seguras a largo plazo raramente alcanzan un 6% en valor real y cuando lo hacen son casos excepcionales que no se repiten sistemáticamente durante 45 años. Los trabajadores empiezan su vida laboral en los niveles más bajos donde los salarios son más bajos. Aún considerando profesionales de alto valor en el mercado y con muy buenas conexiones, el salario inicial va a ser sin duda mucho más bajo que el final. Esto significa que los fondos de mayor antigüedad van a ser los más bajos en valor. También hay que considerar que los años de aporte de la mayoría no van a ser los 45 completos. Algunos entrarán más tarde al mercado laboral, sobre todo los profesionales, o entrarán parcialmente. Muchos empezarán aún antes de los 20 años pero esto difícilmente compense por los períodos de desempleo que históricamente sabemos que son altos para el segmento de la población que empieza su vida laboral más temprano en la vida. Y, por supuesto, está el tema del valor de la moneda. Este es un tema sobre el que espero volver pronto que es la ley y su significado. Esta es una clara muestra que la ley no puede ser una medida de la realidad, la realidad no se altera por la existencia de la ley. Acá podemos ver claramente que la ley no puede ser cumplida de ninguna manera, su aplicación misma es una imposibilidad matemática. Y de ahí en adelante es todo el camino cuesta abajo. Porque todo este análisis matemático que he presentado considera las condiciones de jubilación de trabajadores que reciben un salario. En este caso no es importante si generan riqueza o no, los aportes de los burócratas son pagados con la riqueza que producen otros pero no de parte de los aportes jubilatorios y así no afectan el cálculo.

El problema acá se presenta con el agregado de jubilados al sistema que nunca aportaron. No voy a considerar los casos particulares de aquellos que tienen garantizadas jubilaciones por encima del 82%, que además son personas que difícilmente hayan aportado a ese nivel o durante todos los años requeridos, porque no son muy significativos en número en relación con otro grupo. Este grupo es el de aquellos a los que se les ha garantizado una jubilación sin ningún aporte. Esto es algo que muchos gobiernos han hecho por razones exclusivamente políticas, para captar adeptos, mostrar el lado "sensible" del sistema. Recientemente se produjo una incorporación masiva muy importante que incluyo gente con muy pocos aportes, sin necesidad de presentar documentación que lo pruebe, y con ningún aporte. Para agregar insulto a la injuria, la tramitación de estas jubilaciones se realizó en forma expeditiva. De manera que aquellos que llevaban años esperando su trámite presentando documentación permanentemente se encontraron gente que empezó a cobrar prácticamente al mes siguiente de haber completado un formulario. E, insisto, estamos hablando de gente que aportó toda su vida viendo que se favorecían aquellos que nunca lo hicieron. En conclusión, el sistema es insostenible por donde se lo mire. La única forma de poder cumplir con la ley es agregar recursos al sistema jubilatorio por encima de los aportes. Y los únicos que disponen de recursos son aquellos que los crean, los que trabajan por esos recursos. La otra opción es no cumplir con la ley, mantener los aportes, demandarlos por la fuerza de la ley si es necesario, pero no pagar si es posible. Y ante la alternativa de pagar a A o B, donde A es quien aportó toda su vida pero ya no tiene valor en el mercado y B es quien nunca aportó pero hoy fue captado como aliado político gracias a la jubilación que recibe sin merecerla, sin duda B va a ser prioritario en la lista de pago porque es él quien garantiza la permanencia del sistema en el gobierno. Esto es lo que el socialismo llama un sistema "solidario" y "más justo".

Voy a volver por un momento al tema de los aportes patronales que me quedó por aclarar. Los aportes patronales van a estar en las mesas de negociación en breve. Esto es parte del ciclo de ajuste del sistema económico previo a su colapso. Sin duda vamos a ver a los "trabajadores" y a los gremios clamando por el aumento de los aportes patronales. Para el pueblo esto es un gran alivio ya que los aportes se incrementan y no sale de sus bolsillos o, como en un caso relativamente reciente, el aporte es el mismo pero se transfieren del aporte personal al patronal lo que representa un "incremento" del salario del trabajador. El concepto que no se entiende acá es que representa el salario del trabajador. La gente, en general, lo percibe como el dinero que recibe. En la medida que esa cantidad de dinero es mayor, asume que su salario es mayor. Pero la realidad es que el salario del trabajador es el costo de su labor en el mercado. Por mucho que uno deteste a la patronal, el empresariado y todo eso a lo que el gobierno apunta su sucio dedo acusador, nadie puede ignorar un hecho fundamental de la actividad económica, de la vida misma. Un emprendimiento que consume más de lo que produce no puede prosperar en el tiempo. Ninguna persona sana se mantiene en un proyecto cuyos costos superan su rendimiento. Ni siquiera en uno donde sean iguales. El valor mismo de nuestra vida esta basado en este principio. Generar los recursos mínimos necesarios para la subsistencia invirtiendo todo nuestro tiempo y esfuerzo es esclavitud, una vida sin valor. Invertimos nuestro tiempo y esfuerzo para poder logra más valor que esto y eso da valor a nuestra vida. De la misma manera las empresas invierten recursos y esperan obtener más valor que el recurso invertido. Si no es posible, la empresa no es viable. Dentro de este contexto, la labor de los trabajadores es un componente más del costo. Y todo el costo combinado debe evaluarse en relación a la riqueza producida para determinar la viabilidad del proyecto. Cuando la ecuación es positiva, la empresa es viable, el costo de la labor está determinado dentro de esa ecuación. Si bien hay margen de ajuste, afectando o no a la rentabilidad del proyecto, los valores están ciertamente acotados. Y ese valor es el salario del trabajador no importa quien se lo lleve. No es el número que se ve en el recibo, no es el dinero que el trabajador recibe. Es un valor bastante mayor que incluye todo lo que la empresa debe pagar para poder recibir los resultados de la labor de ese trabajador. Empieza por el dinero que recibe en la mano, más los aportes personales, los aportes patronales, obra social, sindicato y todos los costos asociados con los requisitos para que el trabajo sea posible y legal y que no estén asociados directamente con la producción. El aporte es todo del trabajador porque esa suma completa representa el valor de su labor. A la empresa no le afecta como se etiquete cada parte ni a quién se lo paga, el costo del trabajo es el mismo. Pasar porcentajes de aporte de los personales a los patronales es una burla porque todos (los que los negocian) saben que nada cambia. Aumentar los aportes patronales aumenta el costo de la labor y si este supera los límites establecidos por la viabilidad del proyecto, el proyecto se termina, el puesto de trabajo se pierde. Más personas pasan a ser una carga para el sistema y menos personas generan riqueza para sostenerlo. Es cierto que le rentabilidad de las empresas se puede utilizar como variable de ajuste sin que esto afecte severamente a las personas. Solamente los propietarios y accionistas, que en general trabajan y son remunerados por su labor, van a sufrir por la pérdida de la rentabilidad de su inversión. Desde el punto de vista de los trabajadores parece muy razonable. La empresa puede subsistir eternamente, en teoría, sin ninguna rentabilidad. En la medida que el capital de trabajo se mantenga y los mercados no cambien. Ustedes se imaginan que nadie está dispuesto a aceptar que su inversión se mantenga en estas condiciones, de la misma manera que el trabajador no admitiría trabajar sin rentabilidad real, solo recibiendo lo mínimo para sus subsistencia. Este concepto es importante porque la gente no entiende la realidad que la rodea, no ve que la falta de puestos de trabajo, la falta de emprendimientos, la falta de producción, la falta de inversión, son generadas por esta idea ridícula de pretender restringir la rentabilidad. Aquellos que disponen de capitales para invertir quieren recibir rentabilidad real y no les importa si es produciendo trigo en Argentina, arroz en China, aros de pistón en Bélgica o en una operación rápida de cambio de monedas.

Todo esto nos lleva al principio fundamental que debemos entender para tratar el tema de las AFJP y los aportes jubilatorios. El salario del trabajador es todo el costo de su labor, TODO. En este sentido las AFJP fueron un verdadero alivio para los trabajadores. Con todas sus falencias, que son muchas, de alguna manera pusieron de manifiesto este concepto y permitieron que los verdaderos propietarios de los aportes pudieran sentirlos como propios. Las razones para el desencanto fueron muchas. La principal es que solo una parte menor de los aportes (la mitad del aporte total) está disponible para que el trabajador disponga de ella. La segunda es que la disponibilidad es mínima, el menú de opciones es muy pequeño, la diferencia entre las opciones es prácticamente inexistente. El mercado está estrictamente regulado, las AFJP tiene muy poca autonomía para operar los fondos, sus propios menús de opciones son limitados y a esto se suma la exigencia del gobierno de que sus bonos sean aceptados sin excusas. En este entorno, las posibilidades de distinguirse en términos de rentabilidad son inexistentes. La última razón, que todos consideran la primera, es que las comisiones son muy altas. Las rentabilidades parecen buenas en algunas épocas pero se calculan en base al valor efectivamente depositado. Como el valor que sale de nuestro aporte es todo, incluidas las comisiones, en nuestra percepción las rentabilidades son mínimas, inexistentes o inclusive negativas. El sistema es malo, estoy totalmente de acuerdo. Pero el solo hecho de tenerlo disponible nos hace más libres que antes. En la situación anterior todo nuestro aporte iba a una bolsa que quedaba a disposición del gobierno para mantener el sistema "solidario" o cubrir cualquier necesidad que surgiera, sobre todo para mal arreglar los problemas que el mismo gobierno crea. No había ninguna libertad para disponer de nuestros bienes, el fruto de nuestra labor, de acuerdo a los derechos garantizados por el artículo 14 de la Constitución nacional. En el sistema con las AFJP podemos tomar esta decisión, sin más libertad que entrar o salir, pero es un grado más de libertad que el que existía antes. Es una decisión entre la sartén y el fuego pero, como he explicado en otros artículos de este blog, la libertad está basada en esto, tomar las decisiones que rigen nuestra vida. Aunque algunas veces sean entre el más malo y el "más peor". Esta es la decisión a la que Menem nos enfrentó. El mal sistema existente que no es viable de ninguna manera y el mal sistema nuevo donde los únicos ganadores reales son las AFJP. Y el resultado no pudo ser más evidente, la adhesión fue abrumadora. Aún con todas las trampas, con todas las cuestionables prácticas utilizadas por los bancos, la gran mayoría prefirió la mala jubilación con fondos fuera de las manos del estado al sistema "solidario". Aunque más no sea por la sensación de libertad, de poder elegir. Y esta es la principal razón por al que no debemos volver atrás, de hecho debemos exigir más libertad. Es una cuestión de principios, nuestra jubilación va a ser patética en comparación con los aportes que hemos realizado toda nuestra vida ya sea en un sistema o en el otro. Pero el sistema de las AFJP no pone más cerca de lograr más libertades y de revertir la situación.

Los temas que el gobierno cuestiona a las AFJP son muy fáciles de resolver. No lo van a hacer porque no es ese su interés, es solo la lista de excusas con la que pretenden vender este proyecto de ley. Si las comisiones son tan altas todo lo que tienen que hacer es limitarlas por ley. El sistema está estrictamente regulado, las AFJP cobran las comisiones que el gobierno les permite y el gobierno les garantiza la restricción del mercado para que no haya competencia. Y a cambio las AFJP aceptan la imposición de bonos del estado como una devolución de cortesías. No es la rentabilidad de ellos la que está en juego de todas maneras. Las comisiones de las AFJP están prácticamente garantizadas por el número de afiliados, ganen o pierdan en las inversiones. También han cuestionado que las AFJP son distorsivas del mercado al disponer de una gran masa de capital para jugar en la bolsa. Sin embargo, el menú de inversiones disponibles es muy restringido y muy conservador. Con la excepción de los bonos del gobierno que son altamente volátiles e inseguros, la mayoría de las inversiones están hechas en valores reales, aún las participaciones en empresas. Son inversiones de bajo riesgo, baja rentabilidad y a largo plazo. Esto es lo que se espera de un fondo de jubilación porque tiene sentido en base a la expectativa que uno tiene para estos fondos. Sería muy bueno poder entrar y salir de la bolsa dentro de la misma semana duplicando los fondos pero ese tipo de operaciones es la que implica riesgos altos. Las inversiones de largo plazo prácticamente tienen garantizado el mantenimiento del valor real del capital. En contraste, el gobierno dilapida millones en el mercado de cambio con el solo objetivo de mantener el valor del dólar a un valor "competitivo" (lo que sea que esto signifique). No genera riqueza, no contribuye a la inversión productiva y, lo peor, es distorsivo del mercado. Los fondos de las AFJP bien pueden terminar tirados en el mercado de monedas en un último manotazo de ahogado. No sería esta la primera vez que ocurre. Pensar que una ley que los haga "intangibles" va a brindarles protección es risible por decir lo menos. De la misma manera que escriben una ley escriben otra. O el ejecutivo usará los superpoderes que los mismos legisladores que hoy quieren imponer intangibilidad le otorgaron. Los fondos de las AFJP tienen dos componentes que hoy valora mucho el gobierno. En un contexto donde están tratando de estatizar empresas por puro gusto, las acciones de muchas empresas interesantes estratégicamente hablando pasarían a pertenecer al estado. Y aún no teniendo el control de ellas, son suficientes para poner el estado en una posición de mucho poder en la toma de decisiones. No es sorprendente que muchos países estén preocupados por esta situación, España en particular que fue un jugador importante en las privatizaciones de Menem, debido a que son accionistas de estas mismas empresas y verían sus posiciones en la toma de decisiones muy disminuidas. Y todos sabemos que las empresas en manos del gobierno no se manejan con objetivos económicos, se manejan con objetivos políticos. Las rentabilidades de estas inversiones van a caer, los valores de las acciones van a caer, las empresas terminarían eventualmente en manos del estado, arruinadas, inoperativas y posiblemente privatizadas en algún futuro repitiendo todo el ciclo que históricamente ya hemos vivido. Y en cada paso que se da en esta evolución nosotros, los que trabajamos y producimos la riqueza, somos los que pagamos el costo. Y en el tope de la pila de los fondos de las AFJP está la cereza que corona el postre, los bonos del estado. Los bonos pueden no valer nada para nosotros, los inversores, el mercado en general. Pero tienen un valor muy especial para el gobierno. Con los bonos en la mano, el gobierno los puede cancelar con un simple trazo de la pluma. No es más que una operación de débito a crédito para la que no hace falta ni moverse del escritorio para hacerla, no hace falta dinero para cancelar los bonos. Los bonos se cancelan pasando números de una columna a otra del mismo libro. Pero esto cambia drásticamente los números en los balances del gobierno, una parte importante de deuda desaparece, se cancela en término e incluso se puede cancelar antes de término. En la estúpida cabeza de quienes nos gobiernan existe la idea que este cambio en el balance mejora nuestra calificación de riesgo e incrementa las posibilidades de adquirir más deuda. Y es posible que les funcione porque, después de todo, hay muchos para los que es un buen negocio ser deudores de Argentina. En la medida que podamos seguir produciendo riqueza, aunque sea a la mala, alguien va a querer que le debamos esa riqueza. Esta es una razón más para impedir que este gobierno se pueda hacer de estos fondos.

Las perspectivas son malas, muy malas. Las probabilidades de lograr la ley son altas y la oposición no da muestras de enfrentar al gobierno. La mayoría de los legisladores está tomando una posición tibia y conciliadora para modificar el proyecto cuando deberían estar rechazándolo de plano. No solo rechazarlo, deberían proponer cambios que nos permitan aportar un 100% a loas AFJP y abrir el mercado para permitir la competencia. Al menos yo estoy dispuesto a correr mis riesgos con mi dinero y, si me va mal, asumiré la responsabilidad y no esperaré nada del estado. Nuestros legisladores tienen hoy la oportunidad de darnos libertad y están sentados negociando cual es el nivel de esclavitud al que nos van a someter en el futuro. Los invito a todos a reflexionar en este momento y tomar una decisión. Yo hace años que decidí no volver a votar nunca ni a un candidato, ni a una lista que lo incluya, si este candidato no representa mis intereses. Han sido años tristísimos de no poder nunca votar positivamente. Pero no me arrepiento de ninguno de ellos. Quizás es hora de expresárselos directamente. En este link tienen la lista de diputados donde pueden encontrar al representante de su jurisdicción. No soy partidario del email pero reconozco que es práctico. En este caso les sugiero enviar sus notas con copia a los principales diarios nacionales (por ejemplo cartas(at)lanacion.com.ar) y a los locales en cada una de sus jurisdicciones. De lo contrario escriban y envíen por correo sus notas explicándole a sus representantes cual es su posición en este tema y porque. Sean claros, precisos y por sobre todo educados. No propongo que se los atore de papel ni que se los acose. Creo que debemos ejercer nuestro derecho a ser representados y exigirles sus obligaciones como representantes. Y asumir nuestra responsabilidad de resistir la tiranía y la opresión del gobierno no importa cual sea su naturaleza. En este link van a encontrar la lista de senadores.

Una nota final para aquellos que apoyan la iniciativa del gobierno. Ustedes tienen la opción de mantenerse en el sistema de reparto. Si están en una AFJP y no les gusta, estoy dispuesto a apoyarlos incondicionalmente en solicitar la modificación de la ley para que puedan salirse. Estoy dispuesto a salirme yo mismo del sistema de reparto en un 100% para que la disponibilidad de recursos sea más alta, de hecho renunció a todos los fondos (que no son pocos) que he aportado previo a las AFJP para que puedan disponerlos sin ninguna condición. Asumo plena responsabilidad sobre mi futuro para cuando termine mi vida laboral. Y voy a ir mucho más allá y renunciar a todo soporte estatal, incluido el cuidado de mi salud con lo que ni siquiera voy a ser una carga para el PAMI. Estoy dispuesto totalmente a separar mi destino del de ustedes y dejarlos en libertad para que hagan lo que quieran todos separados o todos juntos. Pero ustedes saben que no es una oferta que les convenga, porque no se trata de salvarme a mí, se trata de impedirme a mí dejar de aportar al sistema que los beneficia a ustedes. No me vengan con el cuento del sistema "solidario" cuando soy yo el que genera la riqueza y ustedes me la quitan a punta de pistola. Eso no es solidaridad, es robo.

Wednesday, October 22, 2008

La crisis financiera - La visión de Ron Paul

Ron Paul es un político difícil de describir. Quizás porque la palabra político no le queda bien. Ha sido representante de Jackson Lake, Texas, durante los últimos once años y durante nueve años más en perídos anteriores. Esta es una pequeña reseña de quién es él tomada de RonPaul.com, un sitio dedicado a su trayectoria mantenido por un grupo de seguidores.

Ron Paul, representante en el Congreso de Estados Unidos y candidato presidencial, es el principal defensor de la libertad en ese país. Como miembro de la Casa de representantes (cámara baja o cámara de diputados), el Dr. Paul trabajó sin esfuerzo por establecer un gobierno limitado por la Constitución, bajos impuestos, mercados libres y el retorno a un sistema monetario sólido.

Es conocido entre sus colegas y sus constituyentes por su postura constante en todas las votaciones. El Dr. Paul nunca vota por una propuesta a menos que esta este expresamente autorizada por la Constitución.

En la palabars del ex secretario del tesoro, William Simon, el Dr. Paul es "la única excepción en la banda de los 535" en Capitol Hill (la sede del Congreso). Él demuestra con hechos que sus principios nunca van a ser comprometidos, y nunca lo son.


De su blog, tomé este mensaje que él escribió en respuesta al salvataje de Wall Street.

Queridos amigos:

La crisis financiera que los economistas de la escuela Austríaca predijeron ha llegado.

Estamos en esta crisis debido a un exceso de créditos creados artificialmente por las manos del sistema de reserva federal. La solución propuesta? Más crédito artificial creado por la reserva federal. No se permite la liquidación de los malos créditos ni las malas inversiones. Haciendo más de lo mismo, solo vamos a continuar e intensificar las distorsiones en nuestra economía - todas las malas asignaciones de capital y las malas inversiones - y prevenir los intentos del mercado para re-establecer la valoración racional de las propiedades inmobiliarias y otros activos.

Anoche el presidente se dirigió a la nación con motivo de la crisis financiera. No tiene sentido pasar por sus comentarios línea por línea porque solo estaría repitiendo los que he estado diciendo una y otra vez - no solo durante los últimos días, sino durante años, incluso décadas.

Sin embargo, algunas observaciones son necesarias.

El presidente nos aegura que esta administración "está trabajando con el Congreso para atender a las causas fundamentales de gran parte de la inestabilidad en nuestros mercados." Quieren adivinar dónde la reserva federal y la descontrolada creación de dinero son mencionadas?

Nos dicen que "las bajas tasas de interés" llevan a la toma excesiva de créditos, pero no nos dicen como estas tasas se originan. Fueron una política impuesta deliberadamente por la reserva federal. Como siempre, las bajas tasas de interés artificiales distorsionan el mercado. Los empresarios se involucran en malas inversiones - inversiones que no tienen sentido en vista de los recursos disponibles, que surgen de estados temporales y remotos de la estructura de capital que la tendencia de la oferta y la demanda no pueden sustentar, y esto no hubiera ocurrido de ninguna manera si a la tasa de interés se le hubiera permitido mostrar la verdad en vez de ser manipulada por la reserva federal.

Ni una palabra acerca de esto, por supuesto, porque los ciudadanos americanos podrían entonces descubrir como los grandes genios en Washington causaron esta gran debacle. Es mejor seguir culpando al mercado hipotecario or el "capitalismo salvaje" (como si tuvieramos realmente un mercado libre!).

Hablando de Fannie Mae y Freddie Mac, el presidente dijo: "porque estas compañías fueron respaldadas por el Congreso, muchos creyeron que estaban garantizadas por el gobierno federal. Esto les permitió tomar enormes sumas de dinero, alimentar el mercado con inversiones cuestionables y poner en peligro a nuestro sistema financiero."

No prueba esto, para empezar, la estupidez de respaldar a Fannie y Freddie?No sugiere esto que quizás, solo quizás, el gobierno puede haber contribuido a este desastre? Y por supuesto, salvando a Fannie y Freddie, no está el gobierno mostrando que "muchos" que "creyeron que estaban garantizados por el gobierno federal" estaban de hecho en lo correcto?

Entonces aparece la táctica del miedo. Si no le damos poderes dictatoriales al tesoro "el mercado de valores podría caer aún más, lo que reduciría el valor de sus fondos de retiro. El valor de sus casas podría desplomarse." Se deja inplícito, naturalmente, que con el salvataje y todo el dinero y crédito que debe producirse de la nada para sostenerlo, el valor de sus fondos va a caer de todas maneras, porque el valor del dólar va a sufrir una caída estrepitosa. En cuato al valor de las propiedades inmobiliarias, son obviamente muy altas y el macanismo de oferta y la demanda no puede equilibralos si el gobierno insiste en empujarlos hacia arriba.

Es la misma estrategia destructiva que el gobierno intentó durante la gran depresión: elevar los precios a toda costa. La depresión duró más de una década. Por otro lado, cuando la liquidación fue permitida en la igualmente devastadora crisis de 1921, la economía se recuperó en menos de un año.

El presidente también dijo que los senadores McCain y Obama van a reunirse con él en la Casa Blanca hoy para resolver como un acuerdo de ambos partidos va a pasar el salvataje en el Congreso. Los dos senadores harían un mejor servicio a su país si se mantuvieran en la campaña debatiendo quién es la mayor celebridad o lo que sea que les ocupa su atención en estos días.

F. A. Hayek ganó el premio Nobel por mostrar como la manipulación de los bancos centrales sobre las tasas de interés crean los ciclos de bonanza y crisis con los que estamos tristemente familiarizados. En 1932, en las profundidades de la gran depresión, él describió las estúpidas políticas que se imponían en sus días - y que son propuestas, de manera igualmente destructiva, en nuestros días:

En vez de ahondar en la inevitable liquidación de malos ajustes generados por la bonanza de los últimos tres años, se han utilizado todos los medios concebibles para prevenir estos cambios; y uno de estos medios, que ha sido intentado repetidas veces sin éxito de los estados más tempranos a los más recientes de la depresión, ha sido la política de expansión de créditos.

Combatir la depresión forzando la expansión de créditos es combatir el mal con los mismos medios que lo crearon; porque estamos sufriendo por la distracción de la producción, queremos crear más distracción - un procedimiento que solo puede llevarnos a una crisis más severa tan pronto como la expansión del crédito se detenga... Es probable que a este experimento, junto con el intento de prevenir la liquidación ona vez que la crisis ha llegado, le debamos la excepcional severidad y duración de la depresión.


Lo único que aprendemos de la historia, me temo, es que no aprendemos de la historia.

Las mismas personas que nos han asegurado durante los últimos años que la economía es fundamentalmente segura, y quienes tontamente aplaudieron la extensión de todas las novedosas formas de hipotecas, son los que ahora claman ser expertos que van a restituir la prosperidad! Qué tan equivocado, qué tan despistado, alguien tiene que ser antes que su condición de experto sea cuestionada?

Ah, y notaron que el salvataje es llamado ahora "plan de rescate"? Supongo que la palabra "salvataje" no estaba cayendo bien entre la gente.

Las misma personas que con gestos adustos nos dijeron de sus preocupaciones acerca de la expansión de la democracia en el mundo son los que más insisten en forzar una ley a través del Congreso a la que la gente se opone en su gran mayoría. El solo hecho que algunos de ustedes parezcan pensar que suponen tener voz en este tema, en realidad los contraría.

Yo los sigo urgiendo para que contacten a sus representantes y les digan lo que piensan. Yo mismo estoy haciendo todo lo que puedo para promover el punto de vista correcto a esta crisis. Asegúrense también de educarse en estos temas - el blog Campaign for Liberty (Campaña por la Libertad) es un excelente punto de partida. Lean los artículos, hagan preguntas en la sección de comentarios y aprendan.

H. G. Wells dijo una vez que la civilización estaba en una carrera entre la educación y la catástrofe. Aprendamos la verdad y expandámosla tan lejos como nuestras circunstancias lo permitan. Porque la verdad es el arma más poderosa que tenemos.

En Libertad,

Ron Paul


Es muy interesante como plantea el manejo de la democracia por parte del gobierno. Es un arma de doble filo que se esgrime a favor o en contra dependiendo de los intereses del momento. Por esto es que quiero llamar la atención sobre Ron Paul y su forma de hacer política. Esta es la clase de políticos que necesitamos. Políticos que no compromenten principios para resolver problemas, políticos que entienden la Libertad como el mayor de los valores en nuestra vida, políticos que no quieren ver la ley utilizada como arma, políticos que conocen, entienden y apoyan la Constitución y que la defienden a rajatabla.

Y lo que más me gusta es la forma en que termina sus mensajes, tanto que la voy a copiar de hoy en adelante.

En Libertad!

Tuesday, October 14, 2008

La crisis financiera

Aunque ya hablamos de este tema anteriormente, creo que es conveniente volver sobre él considerando la situación actual.

La crisis financiera de estos días en Estados Unidos fue creada por la intervención del gobierno en el mercado del dinero. En Estados Unidos, el dinero circulante está controlado por la Reserva Federal. Un grupo de bancos privados con participación del gobierno en la administración. Este es el organismo que decide cuanto efectivo circulante existe, una de las variables fundamentales del mercado, y lo hace de manera totalmente arbitraria. Seguramente los monetaristas estarán retorciendose en este momento porque (según ellos) no es arbitrario si se calcula en base a sus teorías. De más está decir que no estoy de acuerdo con las teorías monetaristas porque no se ajustan a la realidad, solamente funcionan en los números. Pero dejando de lado este debate, la verdad es que los gobiernos no estiman las necesidades de efectivo en base a teorías de ningún tipo, simplemente lo manejan como una variable para satisfacer sus necesidades políticas. Y cada vez que la cantidad de dinero circulante aumenta, todo el dinero circulante se deprecia.

Pero no solo de efectivo se alimenta el mercado. Gran parte del circulante monetario no existe en la realidad, se trata solamente de movimientos de crédito entre bancos. Parte puede estar respaldada en dinero efectivo pero otra parte es volátil. Supongamos que reciben un peso en pago por su labor y que ese peso no lo reciben en efectivo sino que se deposita en su cuenta bancaria. Con ese peso depositado hacen compras utilizando medios de crédito como una tarjeta bancaria de cualquier tipo. El comercio que recibió ese peso (en crédito) paga a sus acreedores utilizando un elemento de crédito y así sucesivamente hasta que ese peso termina de alguna manera en manos de quién les pagó por su labor en primer lugar. El sistema bancario como un todo podría haber realizado toda la operación sin tener un peso real, con lo que efectivamente logró crear un peso de circulante a partir de la nada.
Ustedes pensarán en este momento que las probabilidades de cerrar ese circuito son tan infímas que no hay manera que esto ocurra. Pero no es así. No ocurre en forma tan directa y concreta pero sí en forma global. En nuestros sistemas, el uso de la moneda es obligatorio, en muchos casos obligatorio por ley. Esto hace que la moneda se convierta en el medio de intercambio común a todos, todos en algun punto de su actividad económica (casi toda nuestra vida está hecha de actividad económica) tiene que utilizar la moneda. De esta manera es fácil manejar este circuito de dinero virtual de manera estadística. Los bancos intercambian efectivo solo en aquellos casos en que se producen desbalances. El dinero que nosotros transferimos de uno a otro, dentro del circuito bancario, se transforma en un intercambio de cortesías entre ellos.

Este proceso incrementa el circulante mopnetario más allá del efectivo existente. Y no hay ninguna razón para que los bancos se limiten al efectivo real, más allá del requerimiento legal de la reserva o encaje, y mucho incentivo para hacerlo porque ellos cobran por cada movimiento sea o no respaldado por dinero en efectivo.
Esta fue la base de la crisis financiera del 2001 en Argentina cuando había tanto crédito en los números de los bancos que no era suficiente todo el efectivo para respaldarlo. Aún cuando el gobierno salió a salvar los bancos emitiendo efectivo, solo podía hacerlo en pesos. Los créditos en dólares no tenían respaldo suficiente y nadie dispuesto a poner el efectivo necesario para salvarlos.

Esta es una parte de la historia donde el caso argentino y el estadounidense se parecen mucho. Los bancos o instituciones financieras aparecen como vícitmas de una situación fuera de su control y como entes valiosos y necesarios para el funcionamiento del país. Por lo tanto deben ser salvados por el bien de todos. La posición de los bancos es que si ellos mismos tienen que salvarse en las condiciones de crisis del mercado, esto significaría una gran pérdida de rentabilidad que haría imposible seguir prestando servicios bancarios. Nadie parece recordar las épocas anteriores a toda crisis en las que los bancos tuvieron rentabilidades totalmente irreales para la situación de ese momento. Rentabilidades obscenas. Rentabilidades casi infinitas teniendo en cuenta que recibían ganancias sobre dinero inexistente. Pero una vez que la ganancia se efectiviza, en activos reales, nadie quiere devolverla para protejer al sistema que se la otorgó. Por un lado porque saben que el gobierno los va a salvar y porque si no lo hace ya no va a ser tan rentable tener un banco, es mejor dejarlo caer. La razón por la que el gobierno es tan generoso en el momento de salvar el sistema bancario es que este es el principal recurso para controlar la riqueza de la gente. Es un intercambio de cortesías que favorece a ambas partes. En sistemas donde la economía se mueve con mucho efectivo y poco crédito, los bancos tienen limitada capacidad para crear moneda. Para poder crear circulante en grandes cantidades tienen que estar en control de grandes catidades de efectivo. Esto se logra bancarizando a todo el sistema económico y la forma más simple y efectiva es hacer la bancarización compulsiva por ley. Esto se impuso en Argentina donde hoy es obligatorio el pago de salarios a través de bancos aún para empresas pequeñas, transacciones de mediano valor no se pueden realizar en efectivo y muchas otras restricciones. A cambio de esto, el gobierno asume el control casi total de la riqueza. Allí donde hay un intercambio de valores entre particulares, hay un banco en el medio que va a reportar la información al gobierno y tomar la parte que corresponde. Deja de ser un problema cobrar los impuestos porque los "contribuyentes" no tienen acceso al dinero, no depende de ellos pagar. En comparación imagínense lo que siginifica perseguir a todos los contribuyentes uno por uno para recaudar en un sistema donde casi todas las transacciones se realizan en efectivo. Esto facilita también tomar acción directa contra los "contribuyentes" morosos accediendo a sus créditos adonde se encuentren ya que los bancos no solo no protegen el secreto bancario, graciosamente acceden a las pretenciones del gobierno en contra de los intereses de sus clientes. Vaya como muestra el caso de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) que puede confiscar fondos sin intervención judicial con solo solicitarlo a los bancos. Algo que no solo no está permitido en nuestra Constitución, está expresamente prohibido por el artículo 17 que dice que "La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley". Irónicamente, el mismo artículo 17 dice que "La confiscación de bienes queda borrada para siempre del Código Penal argentino", lo que significa que los bienes de los criminales, aquellos que dañan a otras personas y sus propiedades y que fueron condenados en juicio con derecho a defensa, están protegidos mientras que los de aquellos que solo cometieron una falta formal no solo no lo están sino que sufren el castigo sin derecho a defensa en juicio.

Pero volviendo a la crisis, hay un elemento más que jugó un papel importante, la tasa de interés.
El gobierno, a través de la reserva federal, estableció la tasa de interés en forma compulsiva sin considerar el mercado. Esto estableció valores para el dinero totalmente irreales. Al fijar tasas muy bajas, incentiva la toma de créditos lo que a corto plazo activa el consumo y se percibe como algo bueno. Pero estas manipulaciones de los parámetros del mercado distorsionan la relación de los valores. Cuando el dinero es barato y disponible, los bienes se aprecian. En este caso se incrementaron artificialmente los valores de las propiedades. Esto a su vez incrementó la demanda por más crédito porque era barato y esto hizo que los bancos crearan más circulante para satisfacer esta demanda. Eventualmente el mercado se balancea porque no hay recursos infinitos disponibles para mantener las distorsiones. El crédito se acaba, aún con tasas bajas. La demanda baja y los bienes se deprecian. Aquellos que tomaron enormes cantidades de dinero a tasas bajas para pagar sus casas sobrevaluadas se encuentran con deudas que van más allá de sus posibilidades de pago y una casa que vale mucho menos que esa deuda.

Nuevamente es el gobierno quien crea la crisis y quien nos castiga, a nosotros que producimos riqueza, para resolver la crisis. Y la crisis no se resuelve, simplemente se diluye. El rescate del sistema financiero salva al sistema financiero. Establece un límite para sus ganancias, un límite que dice que no pueden perder nunca. Si ganan, es de ellos, si pierden, nosotros pagamos. El salvataje de hoy en Wall Street es como el salvataje de Argentina en el 2001. Crean una recesión brutal estrangulando al mercado real para poder diluir los créditos de los bancos que no tienen respaldo.

Y de esto hablamos todos los días en este blog, del poder de los gobiernos para poder hacer estas cosas. Apoderarse de nuestra riqueza a punta de pistola sin límites, deteriorar nuestra riqueza manipulando la moneda, deteriorar el valor de cambio de nuestra riqueza manipulando las variables del mercado. Y todo esto en pos de supuestos altísimos ideales. Qué valor puede haber más importante que nuestra vida? qué valor tiene nuestra vida sin la riqueza que nosotros producimos? qué valor tiene la vida sin la libertad para disponer de nuestra riqueza, sin la libertad de decidir cuál es el rumbo de nuestra propia vida? qué valor tiene la vida sin libertad?

Ninguno...