Friday, October 31, 2008

Las AFJP

Como este blog tiene muchos lectores fuera de Argentina, de hecho tiene más fuera de Argentina que dentro de ella, quiero aclarar un par de detalles que los van a ayudar a entender este artículo. Las AFJP son las Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión. Fueron creadas hace unos diez años como una alternativa parcial al sistema de jubilaciones estatales que se encontraba en ee momento (como en muchos otros o diría que en toda su historia) totalmente quebrado e imposibilitado de cumplir con sus obligaciones. Hoy el sistema sigue igual, pero el gobierno cree que es una buena idea eliminar las AFJP y asumir la administración de estos fondos que no son pequeños. En esto estamos en estos días, como si fuera poca carga tener que trabajar para mantenernos arrastrando todo el peso del estado en nuestras espaldas, tenemos que sufrir viendo que nuestro futuro también se diluye. Parafraseando a Atahualpa Yupanqui "malaya, triste destino los fondos jubilatorios argentinos..."


Este es un tema que sin duda va a dominar los titulares por algún tiempo. Las perspectivas son malas, las probabilidades de que tenga un mal fin son altas y no sería de extrañar que, con el ambiente caldeado, esperen a que se enfríe un poco para sacar una ley a medianoche. Históricamente esta es la solución que han utilizado en estos casos.

Esta historia con los fondos jubilatorios no es nueva. Desde que se establecieron las primeras cajas de jubilación, esos fondos fueron una tentación para todos los gobiernos. Principalmente porque al estar los fondos fuera del alcance del gobierno, crecieron sobre todo en épocas en que la moneda mantenía su valor real. La palabra inflación no existía en el diccionario. Algunas de estas cajas eran privadas y fueron disueltas o absorbidas al estado, otras privadas de administración estatal y otras estatales (mayormente las destinadas a empleados públicos). Desde su origen hasta la fecha, todo el sistema ha ido en caída libre debido a las constantes intervenciones estatales. En principio eliminando todas las cajas privadas con lo que nunca hubo una evolución de un mercado hacia un sistema que tenga sentido. Más adelante unificando todo el sistema de manera de "solidarizarlo" al estilo socialista, los que se esfuerzan mantienen a los que no. Y finalmente saqueando los fondos. Es difícil encontrar una palabra más adecuada, eso es exactamente lo que se ha hecho y hacia donde tiende todo el sistema. Los fondos del estado se diluyen en una sola cuenta de manera que la disponibilidad es absoluta e inmediata. Y excusas para usarlos siempre sobran.

El sistema en sí mismo tiene una falencia insalvable. No solo desde un punto de vista lógico o económico, es inviable matemáticamente. De acuerdo con la ley, los jubilados deben recibir un salario equivalente al 82% del promedio del sueldo de sus últimos años de actividad. Voy a dejar de lado las variaciones de valor de la moneda, lo cual ya es una ridiculez, y asumir que los fondos aportados van a ser invertidos y que van a dar cierta rentabilidad, otra ridiculez Digamos para completar el absurdo que todos los trabajadores se ajustan a los mismos parámetros de tiempo empezando a trabajar a los 20, retirándose a los 65 con un sueldo constante y falleciendo a los 80. Para que el sistema funcione, debería recibir 15 años de salario al 82%, lo cual equivale a 12,5 años de salario. Durante los 45 años de actividad, suponiendo que es sueldo es constante, habrá aportado un 11% de su salario más un aporte patronal de un 9%. El aporte patronal es mayor en muchos casos pero el destino es variado, solo una parte se aplica a jubilación (irrelevante ya que todo el aporte va a la misma bolsa) pero vamos a asumir un aporte total del 20% lo cual es una estimación muy generosa. Voy a volver sobre el tema del aporte patronal porque es muy interesante entender exactamente quién es él que aporta. Volviendo a nuestro problema matemático, con un aporte total del 20%, el fondo jubilatorio acumulado al final de la vida laboral es equivalente a 9 años de salario. 9 años de salario deben cubrir 12,5 años de jubilación, estamos hablando de salario equivalente porque siguen siendo 15 años de retiro. Puesto de otra manera, los 9 años de aporte cubrirían las necesidades de casi 11 años de retiro al 82% del salario. Para poder alcanzar el objetivo establecido por la ley en estas condiciones, los fondos jubilatorios deberían invertirse de manera de obtener una rentabilidad total de casi un 40%. No parece mucho para 45 años pero hay que tener en cuenta que los fondos no estuvieron disponibles desde el primer día, sino que se acumularon a medida que el trabajador aportaba. Considerando esta evolución estamos hablando de una tasa efectiva anual de un poco más del 6%. Es una rentabilidad muy alta para inversiones de largo plazo. Seguramente todos habrán visto rentabilidades mucho más altas pero recuerden que estamos hablando de valor constante. Para valor constante un 6% es una alta rentabilidad. Pero hasta acá hablamos de un mundo totalmente irreal donde la moneda no varía, donde el trabajador recibe un sueldo constante a lo largo de toda su vida, trabaja sin interrupciones durante 45 años y donde existe la posibilidad de invertir a un mínimo de 6% efectivo anual sin riesgo a largo plazo. En estas condiciones que ningún economista serio podría considerar ni siquiera remotamente cercanas a la realidad, se cumple el sueño socialista del 82% móvil.

Bajando un poco a la realidad, las rentabilidades de inversiones seguras a largo plazo raramente alcanzan un 6% en valor real y cuando lo hacen son casos excepcionales que no se repiten sistemáticamente durante 45 años. Los trabajadores empiezan su vida laboral en los niveles más bajos donde los salarios son más bajos. Aún considerando profesionales de alto valor en el mercado y con muy buenas conexiones, el salario inicial va a ser sin duda mucho más bajo que el final. Esto significa que los fondos de mayor antigüedad van a ser los más bajos en valor. También hay que considerar que los años de aporte de la mayoría no van a ser los 45 completos. Algunos entrarán más tarde al mercado laboral, sobre todo los profesionales, o entrarán parcialmente. Muchos empezarán aún antes de los 20 años pero esto difícilmente compense por los períodos de desempleo que históricamente sabemos que son altos para el segmento de la población que empieza su vida laboral más temprano en la vida. Y, por supuesto, está el tema del valor de la moneda. Este es un tema sobre el que espero volver pronto que es la ley y su significado. Esta es una clara muestra que la ley no puede ser una medida de la realidad, la realidad no se altera por la existencia de la ley. Acá podemos ver claramente que la ley no puede ser cumplida de ninguna manera, su aplicación misma es una imposibilidad matemática. Y de ahí en adelante es todo el camino cuesta abajo. Porque todo este análisis matemático que he presentado considera las condiciones de jubilación de trabajadores que reciben un salario. En este caso no es importante si generan riqueza o no, los aportes de los burócratas son pagados con la riqueza que producen otros pero no de parte de los aportes jubilatorios y así no afectan el cálculo.

El problema acá se presenta con el agregado de jubilados al sistema que nunca aportaron. No voy a considerar los casos particulares de aquellos que tienen garantizadas jubilaciones por encima del 82%, que además son personas que difícilmente hayan aportado a ese nivel o durante todos los años requeridos, porque no son muy significativos en número en relación con otro grupo. Este grupo es el de aquellos a los que se les ha garantizado una jubilación sin ningún aporte. Esto es algo que muchos gobiernos han hecho por razones exclusivamente políticas, para captar adeptos, mostrar el lado "sensible" del sistema. Recientemente se produjo una incorporación masiva muy importante que incluyo gente con muy pocos aportes, sin necesidad de presentar documentación que lo pruebe, y con ningún aporte. Para agregar insulto a la injuria, la tramitación de estas jubilaciones se realizó en forma expeditiva. De manera que aquellos que llevaban años esperando su trámite presentando documentación permanentemente se encontraron gente que empezó a cobrar prácticamente al mes siguiente de haber completado un formulario. E, insisto, estamos hablando de gente que aportó toda su vida viendo que se favorecían aquellos que nunca lo hicieron. En conclusión, el sistema es insostenible por donde se lo mire. La única forma de poder cumplir con la ley es agregar recursos al sistema jubilatorio por encima de los aportes. Y los únicos que disponen de recursos son aquellos que los crean, los que trabajan por esos recursos. La otra opción es no cumplir con la ley, mantener los aportes, demandarlos por la fuerza de la ley si es necesario, pero no pagar si es posible. Y ante la alternativa de pagar a A o B, donde A es quien aportó toda su vida pero ya no tiene valor en el mercado y B es quien nunca aportó pero hoy fue captado como aliado político gracias a la jubilación que recibe sin merecerla, sin duda B va a ser prioritario en la lista de pago porque es él quien garantiza la permanencia del sistema en el gobierno. Esto es lo que el socialismo llama un sistema "solidario" y "más justo".

Voy a volver por un momento al tema de los aportes patronales que me quedó por aclarar. Los aportes patronales van a estar en las mesas de negociación en breve. Esto es parte del ciclo de ajuste del sistema económico previo a su colapso. Sin duda vamos a ver a los "trabajadores" y a los gremios clamando por el aumento de los aportes patronales. Para el pueblo esto es un gran alivio ya que los aportes se incrementan y no sale de sus bolsillos o, como en un caso relativamente reciente, el aporte es el mismo pero se transfieren del aporte personal al patronal lo que representa un "incremento" del salario del trabajador. El concepto que no se entiende acá es que representa el salario del trabajador. La gente, en general, lo percibe como el dinero que recibe. En la medida que esa cantidad de dinero es mayor, asume que su salario es mayor. Pero la realidad es que el salario del trabajador es el costo de su labor en el mercado. Por mucho que uno deteste a la patronal, el empresariado y todo eso a lo que el gobierno apunta su sucio dedo acusador, nadie puede ignorar un hecho fundamental de la actividad económica, de la vida misma. Un emprendimiento que consume más de lo que produce no puede prosperar en el tiempo. Ninguna persona sana se mantiene en un proyecto cuyos costos superan su rendimiento. Ni siquiera en uno donde sean iguales. El valor mismo de nuestra vida esta basado en este principio. Generar los recursos mínimos necesarios para la subsistencia invirtiendo todo nuestro tiempo y esfuerzo es esclavitud, una vida sin valor. Invertimos nuestro tiempo y esfuerzo para poder logra más valor que esto y eso da valor a nuestra vida. De la misma manera las empresas invierten recursos y esperan obtener más valor que el recurso invertido. Si no es posible, la empresa no es viable. Dentro de este contexto, la labor de los trabajadores es un componente más del costo. Y todo el costo combinado debe evaluarse en relación a la riqueza producida para determinar la viabilidad del proyecto. Cuando la ecuación es positiva, la empresa es viable, el costo de la labor está determinado dentro de esa ecuación. Si bien hay margen de ajuste, afectando o no a la rentabilidad del proyecto, los valores están ciertamente acotados. Y ese valor es el salario del trabajador no importa quien se lo lleve. No es el número que se ve en el recibo, no es el dinero que el trabajador recibe. Es un valor bastante mayor que incluye todo lo que la empresa debe pagar para poder recibir los resultados de la labor de ese trabajador. Empieza por el dinero que recibe en la mano, más los aportes personales, los aportes patronales, obra social, sindicato y todos los costos asociados con los requisitos para que el trabajo sea posible y legal y que no estén asociados directamente con la producción. El aporte es todo del trabajador porque esa suma completa representa el valor de su labor. A la empresa no le afecta como se etiquete cada parte ni a quién se lo paga, el costo del trabajo es el mismo. Pasar porcentajes de aporte de los personales a los patronales es una burla porque todos (los que los negocian) saben que nada cambia. Aumentar los aportes patronales aumenta el costo de la labor y si este supera los límites establecidos por la viabilidad del proyecto, el proyecto se termina, el puesto de trabajo se pierde. Más personas pasan a ser una carga para el sistema y menos personas generan riqueza para sostenerlo. Es cierto que le rentabilidad de las empresas se puede utilizar como variable de ajuste sin que esto afecte severamente a las personas. Solamente los propietarios y accionistas, que en general trabajan y son remunerados por su labor, van a sufrir por la pérdida de la rentabilidad de su inversión. Desde el punto de vista de los trabajadores parece muy razonable. La empresa puede subsistir eternamente, en teoría, sin ninguna rentabilidad. En la medida que el capital de trabajo se mantenga y los mercados no cambien. Ustedes se imaginan que nadie está dispuesto a aceptar que su inversión se mantenga en estas condiciones, de la misma manera que el trabajador no admitiría trabajar sin rentabilidad real, solo recibiendo lo mínimo para sus subsistencia. Este concepto es importante porque la gente no entiende la realidad que la rodea, no ve que la falta de puestos de trabajo, la falta de emprendimientos, la falta de producción, la falta de inversión, son generadas por esta idea ridícula de pretender restringir la rentabilidad. Aquellos que disponen de capitales para invertir quieren recibir rentabilidad real y no les importa si es produciendo trigo en Argentina, arroz en China, aros de pistón en Bélgica o en una operación rápida de cambio de monedas.

Todo esto nos lleva al principio fundamental que debemos entender para tratar el tema de las AFJP y los aportes jubilatorios. El salario del trabajador es todo el costo de su labor, TODO. En este sentido las AFJP fueron un verdadero alivio para los trabajadores. Con todas sus falencias, que son muchas, de alguna manera pusieron de manifiesto este concepto y permitieron que los verdaderos propietarios de los aportes pudieran sentirlos como propios. Las razones para el desencanto fueron muchas. La principal es que solo una parte menor de los aportes (la mitad del aporte total) está disponible para que el trabajador disponga de ella. La segunda es que la disponibilidad es mínima, el menú de opciones es muy pequeño, la diferencia entre las opciones es prácticamente inexistente. El mercado está estrictamente regulado, las AFJP tiene muy poca autonomía para operar los fondos, sus propios menús de opciones son limitados y a esto se suma la exigencia del gobierno de que sus bonos sean aceptados sin excusas. En este entorno, las posibilidades de distinguirse en términos de rentabilidad son inexistentes. La última razón, que todos consideran la primera, es que las comisiones son muy altas. Las rentabilidades parecen buenas en algunas épocas pero se calculan en base al valor efectivamente depositado. Como el valor que sale de nuestro aporte es todo, incluidas las comisiones, en nuestra percepción las rentabilidades son mínimas, inexistentes o inclusive negativas. El sistema es malo, estoy totalmente de acuerdo. Pero el solo hecho de tenerlo disponible nos hace más libres que antes. En la situación anterior todo nuestro aporte iba a una bolsa que quedaba a disposición del gobierno para mantener el sistema "solidario" o cubrir cualquier necesidad que surgiera, sobre todo para mal arreglar los problemas que el mismo gobierno crea. No había ninguna libertad para disponer de nuestros bienes, el fruto de nuestra labor, de acuerdo a los derechos garantizados por el artículo 14 de la Constitución nacional. En el sistema con las AFJP podemos tomar esta decisión, sin más libertad que entrar o salir, pero es un grado más de libertad que el que existía antes. Es una decisión entre la sartén y el fuego pero, como he explicado en otros artículos de este blog, la libertad está basada en esto, tomar las decisiones que rigen nuestra vida. Aunque algunas veces sean entre el más malo y el "más peor". Esta es la decisión a la que Menem nos enfrentó. El mal sistema existente que no es viable de ninguna manera y el mal sistema nuevo donde los únicos ganadores reales son las AFJP. Y el resultado no pudo ser más evidente, la adhesión fue abrumadora. Aún con todas las trampas, con todas las cuestionables prácticas utilizadas por los bancos, la gran mayoría prefirió la mala jubilación con fondos fuera de las manos del estado al sistema "solidario". Aunque más no sea por la sensación de libertad, de poder elegir. Y esta es la principal razón por al que no debemos volver atrás, de hecho debemos exigir más libertad. Es una cuestión de principios, nuestra jubilación va a ser patética en comparación con los aportes que hemos realizado toda nuestra vida ya sea en un sistema o en el otro. Pero el sistema de las AFJP no pone más cerca de lograr más libertades y de revertir la situación.

Los temas que el gobierno cuestiona a las AFJP son muy fáciles de resolver. No lo van a hacer porque no es ese su interés, es solo la lista de excusas con la que pretenden vender este proyecto de ley. Si las comisiones son tan altas todo lo que tienen que hacer es limitarlas por ley. El sistema está estrictamente regulado, las AFJP cobran las comisiones que el gobierno les permite y el gobierno les garantiza la restricción del mercado para que no haya competencia. Y a cambio las AFJP aceptan la imposición de bonos del estado como una devolución de cortesías. No es la rentabilidad de ellos la que está en juego de todas maneras. Las comisiones de las AFJP están prácticamente garantizadas por el número de afiliados, ganen o pierdan en las inversiones. También han cuestionado que las AFJP son distorsivas del mercado al disponer de una gran masa de capital para jugar en la bolsa. Sin embargo, el menú de inversiones disponibles es muy restringido y muy conservador. Con la excepción de los bonos del gobierno que son altamente volátiles e inseguros, la mayoría de las inversiones están hechas en valores reales, aún las participaciones en empresas. Son inversiones de bajo riesgo, baja rentabilidad y a largo plazo. Esto es lo que se espera de un fondo de jubilación porque tiene sentido en base a la expectativa que uno tiene para estos fondos. Sería muy bueno poder entrar y salir de la bolsa dentro de la misma semana duplicando los fondos pero ese tipo de operaciones es la que implica riesgos altos. Las inversiones de largo plazo prácticamente tienen garantizado el mantenimiento del valor real del capital. En contraste, el gobierno dilapida millones en el mercado de cambio con el solo objetivo de mantener el valor del dólar a un valor "competitivo" (lo que sea que esto signifique). No genera riqueza, no contribuye a la inversión productiva y, lo peor, es distorsivo del mercado. Los fondos de las AFJP bien pueden terminar tirados en el mercado de monedas en un último manotazo de ahogado. No sería esta la primera vez que ocurre. Pensar que una ley que los haga "intangibles" va a brindarles protección es risible por decir lo menos. De la misma manera que escriben una ley escriben otra. O el ejecutivo usará los superpoderes que los mismos legisladores que hoy quieren imponer intangibilidad le otorgaron. Los fondos de las AFJP tienen dos componentes que hoy valora mucho el gobierno. En un contexto donde están tratando de estatizar empresas por puro gusto, las acciones de muchas empresas interesantes estratégicamente hablando pasarían a pertenecer al estado. Y aún no teniendo el control de ellas, son suficientes para poner el estado en una posición de mucho poder en la toma de decisiones. No es sorprendente que muchos países estén preocupados por esta situación, España en particular que fue un jugador importante en las privatizaciones de Menem, debido a que son accionistas de estas mismas empresas y verían sus posiciones en la toma de decisiones muy disminuidas. Y todos sabemos que las empresas en manos del gobierno no se manejan con objetivos económicos, se manejan con objetivos políticos. Las rentabilidades de estas inversiones van a caer, los valores de las acciones van a caer, las empresas terminarían eventualmente en manos del estado, arruinadas, inoperativas y posiblemente privatizadas en algún futuro repitiendo todo el ciclo que históricamente ya hemos vivido. Y en cada paso que se da en esta evolución nosotros, los que trabajamos y producimos la riqueza, somos los que pagamos el costo. Y en el tope de la pila de los fondos de las AFJP está la cereza que corona el postre, los bonos del estado. Los bonos pueden no valer nada para nosotros, los inversores, el mercado en general. Pero tienen un valor muy especial para el gobierno. Con los bonos en la mano, el gobierno los puede cancelar con un simple trazo de la pluma. No es más que una operación de débito a crédito para la que no hace falta ni moverse del escritorio para hacerla, no hace falta dinero para cancelar los bonos. Los bonos se cancelan pasando números de una columna a otra del mismo libro. Pero esto cambia drásticamente los números en los balances del gobierno, una parte importante de deuda desaparece, se cancela en término e incluso se puede cancelar antes de término. En la estúpida cabeza de quienes nos gobiernan existe la idea que este cambio en el balance mejora nuestra calificación de riesgo e incrementa las posibilidades de adquirir más deuda. Y es posible que les funcione porque, después de todo, hay muchos para los que es un buen negocio ser deudores de Argentina. En la medida que podamos seguir produciendo riqueza, aunque sea a la mala, alguien va a querer que le debamos esa riqueza. Esta es una razón más para impedir que este gobierno se pueda hacer de estos fondos.

Las perspectivas son malas, muy malas. Las probabilidades de lograr la ley son altas y la oposición no da muestras de enfrentar al gobierno. La mayoría de los legisladores está tomando una posición tibia y conciliadora para modificar el proyecto cuando deberían estar rechazándolo de plano. No solo rechazarlo, deberían proponer cambios que nos permitan aportar un 100% a loas AFJP y abrir el mercado para permitir la competencia. Al menos yo estoy dispuesto a correr mis riesgos con mi dinero y, si me va mal, asumiré la responsabilidad y no esperaré nada del estado. Nuestros legisladores tienen hoy la oportunidad de darnos libertad y están sentados negociando cual es el nivel de esclavitud al que nos van a someter en el futuro. Los invito a todos a reflexionar en este momento y tomar una decisión. Yo hace años que decidí no volver a votar nunca ni a un candidato, ni a una lista que lo incluya, si este candidato no representa mis intereses. Han sido años tristísimos de no poder nunca votar positivamente. Pero no me arrepiento de ninguno de ellos. Quizás es hora de expresárselos directamente. En este link tienen la lista de diputados donde pueden encontrar al representante de su jurisdicción. No soy partidario del email pero reconozco que es práctico. En este caso les sugiero enviar sus notas con copia a los principales diarios nacionales (por ejemplo cartas(at)lanacion.com.ar) y a los locales en cada una de sus jurisdicciones. De lo contrario escriban y envíen por correo sus notas explicándole a sus representantes cual es su posición en este tema y porque. Sean claros, precisos y por sobre todo educados. No propongo que se los atore de papel ni que se los acose. Creo que debemos ejercer nuestro derecho a ser representados y exigirles sus obligaciones como representantes. Y asumir nuestra responsabilidad de resistir la tiranía y la opresión del gobierno no importa cual sea su naturaleza. En este link van a encontrar la lista de senadores.

Una nota final para aquellos que apoyan la iniciativa del gobierno. Ustedes tienen la opción de mantenerse en el sistema de reparto. Si están en una AFJP y no les gusta, estoy dispuesto a apoyarlos incondicionalmente en solicitar la modificación de la ley para que puedan salirse. Estoy dispuesto a salirme yo mismo del sistema de reparto en un 100% para que la disponibilidad de recursos sea más alta, de hecho renunció a todos los fondos (que no son pocos) que he aportado previo a las AFJP para que puedan disponerlos sin ninguna condición. Asumo plena responsabilidad sobre mi futuro para cuando termine mi vida laboral. Y voy a ir mucho más allá y renunciar a todo soporte estatal, incluido el cuidado de mi salud con lo que ni siquiera voy a ser una carga para el PAMI. Estoy dispuesto totalmente a separar mi destino del de ustedes y dejarlos en libertad para que hagan lo que quieran todos separados o todos juntos. Pero ustedes saben que no es una oferta que les convenga, porque no se trata de salvarme a mí, se trata de impedirme a mí dejar de aportar al sistema que los beneficia a ustedes. No me vengan con el cuento del sistema "solidario" cuando soy yo el que genera la riqueza y ustedes me la quitan a punta de pistola. Eso no es solidaridad, es robo.

Wednesday, October 22, 2008

La crisis financiera - La visión de Ron Paul

Ron Paul es un político difícil de describir. Quizás porque la palabra político no le queda bien. Ha sido representante de Jackson Lake, Texas, durante los últimos once años y durante nueve años más en perídos anteriores. Esta es una pequeña reseña de quién es él tomada de RonPaul.com, un sitio dedicado a su trayectoria mantenido por un grupo de seguidores.

Ron Paul, representante en el Congreso de Estados Unidos y candidato presidencial, es el principal defensor de la libertad en ese país. Como miembro de la Casa de representantes (cámara baja o cámara de diputados), el Dr. Paul trabajó sin esfuerzo por establecer un gobierno limitado por la Constitución, bajos impuestos, mercados libres y el retorno a un sistema monetario sólido.

Es conocido entre sus colegas y sus constituyentes por su postura constante en todas las votaciones. El Dr. Paul nunca vota por una propuesta a menos que esta este expresamente autorizada por la Constitución.

En la palabars del ex secretario del tesoro, William Simon, el Dr. Paul es "la única excepción en la banda de los 535" en Capitol Hill (la sede del Congreso). Él demuestra con hechos que sus principios nunca van a ser comprometidos, y nunca lo son.


De su blog, tomé este mensaje que él escribió en respuesta al salvataje de Wall Street.

Queridos amigos:

La crisis financiera que los economistas de la escuela Austríaca predijeron ha llegado.

Estamos en esta crisis debido a un exceso de créditos creados artificialmente por las manos del sistema de reserva federal. La solución propuesta? Más crédito artificial creado por la reserva federal. No se permite la liquidación de los malos créditos ni las malas inversiones. Haciendo más de lo mismo, solo vamos a continuar e intensificar las distorsiones en nuestra economía - todas las malas asignaciones de capital y las malas inversiones - y prevenir los intentos del mercado para re-establecer la valoración racional de las propiedades inmobiliarias y otros activos.

Anoche el presidente se dirigió a la nación con motivo de la crisis financiera. No tiene sentido pasar por sus comentarios línea por línea porque solo estaría repitiendo los que he estado diciendo una y otra vez - no solo durante los últimos días, sino durante años, incluso décadas.

Sin embargo, algunas observaciones son necesarias.

El presidente nos aegura que esta administración "está trabajando con el Congreso para atender a las causas fundamentales de gran parte de la inestabilidad en nuestros mercados." Quieren adivinar dónde la reserva federal y la descontrolada creación de dinero son mencionadas?

Nos dicen que "las bajas tasas de interés" llevan a la toma excesiva de créditos, pero no nos dicen como estas tasas se originan. Fueron una política impuesta deliberadamente por la reserva federal. Como siempre, las bajas tasas de interés artificiales distorsionan el mercado. Los empresarios se involucran en malas inversiones - inversiones que no tienen sentido en vista de los recursos disponibles, que surgen de estados temporales y remotos de la estructura de capital que la tendencia de la oferta y la demanda no pueden sustentar, y esto no hubiera ocurrido de ninguna manera si a la tasa de interés se le hubiera permitido mostrar la verdad en vez de ser manipulada por la reserva federal.

Ni una palabra acerca de esto, por supuesto, porque los ciudadanos americanos podrían entonces descubrir como los grandes genios en Washington causaron esta gran debacle. Es mejor seguir culpando al mercado hipotecario or el "capitalismo salvaje" (como si tuvieramos realmente un mercado libre!).

Hablando de Fannie Mae y Freddie Mac, el presidente dijo: "porque estas compañías fueron respaldadas por el Congreso, muchos creyeron que estaban garantizadas por el gobierno federal. Esto les permitió tomar enormes sumas de dinero, alimentar el mercado con inversiones cuestionables y poner en peligro a nuestro sistema financiero."

No prueba esto, para empezar, la estupidez de respaldar a Fannie y Freddie?No sugiere esto que quizás, solo quizás, el gobierno puede haber contribuido a este desastre? Y por supuesto, salvando a Fannie y Freddie, no está el gobierno mostrando que "muchos" que "creyeron que estaban garantizados por el gobierno federal" estaban de hecho en lo correcto?

Entonces aparece la táctica del miedo. Si no le damos poderes dictatoriales al tesoro "el mercado de valores podría caer aún más, lo que reduciría el valor de sus fondos de retiro. El valor de sus casas podría desplomarse." Se deja inplícito, naturalmente, que con el salvataje y todo el dinero y crédito que debe producirse de la nada para sostenerlo, el valor de sus fondos va a caer de todas maneras, porque el valor del dólar va a sufrir una caída estrepitosa. En cuato al valor de las propiedades inmobiliarias, son obviamente muy altas y el macanismo de oferta y la demanda no puede equilibralos si el gobierno insiste en empujarlos hacia arriba.

Es la misma estrategia destructiva que el gobierno intentó durante la gran depresión: elevar los precios a toda costa. La depresión duró más de una década. Por otro lado, cuando la liquidación fue permitida en la igualmente devastadora crisis de 1921, la economía se recuperó en menos de un año.

El presidente también dijo que los senadores McCain y Obama van a reunirse con él en la Casa Blanca hoy para resolver como un acuerdo de ambos partidos va a pasar el salvataje en el Congreso. Los dos senadores harían un mejor servicio a su país si se mantuvieran en la campaña debatiendo quién es la mayor celebridad o lo que sea que les ocupa su atención en estos días.

F. A. Hayek ganó el premio Nobel por mostrar como la manipulación de los bancos centrales sobre las tasas de interés crean los ciclos de bonanza y crisis con los que estamos tristemente familiarizados. En 1932, en las profundidades de la gran depresión, él describió las estúpidas políticas que se imponían en sus días - y que son propuestas, de manera igualmente destructiva, en nuestros días:

En vez de ahondar en la inevitable liquidación de malos ajustes generados por la bonanza de los últimos tres años, se han utilizado todos los medios concebibles para prevenir estos cambios; y uno de estos medios, que ha sido intentado repetidas veces sin éxito de los estados más tempranos a los más recientes de la depresión, ha sido la política de expansión de créditos.

Combatir la depresión forzando la expansión de créditos es combatir el mal con los mismos medios que lo crearon; porque estamos sufriendo por la distracción de la producción, queremos crear más distracción - un procedimiento que solo puede llevarnos a una crisis más severa tan pronto como la expansión del crédito se detenga... Es probable que a este experimento, junto con el intento de prevenir la liquidación ona vez que la crisis ha llegado, le debamos la excepcional severidad y duración de la depresión.


Lo único que aprendemos de la historia, me temo, es que no aprendemos de la historia.

Las mismas personas que nos han asegurado durante los últimos años que la economía es fundamentalmente segura, y quienes tontamente aplaudieron la extensión de todas las novedosas formas de hipotecas, son los que ahora claman ser expertos que van a restituir la prosperidad! Qué tan equivocado, qué tan despistado, alguien tiene que ser antes que su condición de experto sea cuestionada?

Ah, y notaron que el salvataje es llamado ahora "plan de rescate"? Supongo que la palabra "salvataje" no estaba cayendo bien entre la gente.

Las misma personas que con gestos adustos nos dijeron de sus preocupaciones acerca de la expansión de la democracia en el mundo son los que más insisten en forzar una ley a través del Congreso a la que la gente se opone en su gran mayoría. El solo hecho que algunos de ustedes parezcan pensar que suponen tener voz en este tema, en realidad los contraría.

Yo los sigo urgiendo para que contacten a sus representantes y les digan lo que piensan. Yo mismo estoy haciendo todo lo que puedo para promover el punto de vista correcto a esta crisis. Asegúrense también de educarse en estos temas - el blog Campaign for Liberty (Campaña por la Libertad) es un excelente punto de partida. Lean los artículos, hagan preguntas en la sección de comentarios y aprendan.

H. G. Wells dijo una vez que la civilización estaba en una carrera entre la educación y la catástrofe. Aprendamos la verdad y expandámosla tan lejos como nuestras circunstancias lo permitan. Porque la verdad es el arma más poderosa que tenemos.

En Libertad,

Ron Paul


Es muy interesante como plantea el manejo de la democracia por parte del gobierno. Es un arma de doble filo que se esgrime a favor o en contra dependiendo de los intereses del momento. Por esto es que quiero llamar la atención sobre Ron Paul y su forma de hacer política. Esta es la clase de políticos que necesitamos. Políticos que no compromenten principios para resolver problemas, políticos que entienden la Libertad como el mayor de los valores en nuestra vida, políticos que no quieren ver la ley utilizada como arma, políticos que conocen, entienden y apoyan la Constitución y que la defienden a rajatabla.

Y lo que más me gusta es la forma en que termina sus mensajes, tanto que la voy a copiar de hoy en adelante.

En Libertad!

Tuesday, October 14, 2008

La crisis financiera

Aunque ya hablamos de este tema anteriormente, creo que es conveniente volver sobre él considerando la situación actual.

La crisis financiera de estos días en Estados Unidos fue creada por la intervención del gobierno en el mercado del dinero. En Estados Unidos, el dinero circulante está controlado por la Reserva Federal. Un grupo de bancos privados con participación del gobierno en la administración. Este es el organismo que decide cuanto efectivo circulante existe, una de las variables fundamentales del mercado, y lo hace de manera totalmente arbitraria. Seguramente los monetaristas estarán retorciendose en este momento porque (según ellos) no es arbitrario si se calcula en base a sus teorías. De más está decir que no estoy de acuerdo con las teorías monetaristas porque no se ajustan a la realidad, solamente funcionan en los números. Pero dejando de lado este debate, la verdad es que los gobiernos no estiman las necesidades de efectivo en base a teorías de ningún tipo, simplemente lo manejan como una variable para satisfacer sus necesidades políticas. Y cada vez que la cantidad de dinero circulante aumenta, todo el dinero circulante se deprecia.

Pero no solo de efectivo se alimenta el mercado. Gran parte del circulante monetario no existe en la realidad, se trata solamente de movimientos de crédito entre bancos. Parte puede estar respaldada en dinero efectivo pero otra parte es volátil. Supongamos que reciben un peso en pago por su labor y que ese peso no lo reciben en efectivo sino que se deposita en su cuenta bancaria. Con ese peso depositado hacen compras utilizando medios de crédito como una tarjeta bancaria de cualquier tipo. El comercio que recibió ese peso (en crédito) paga a sus acreedores utilizando un elemento de crédito y así sucesivamente hasta que ese peso termina de alguna manera en manos de quién les pagó por su labor en primer lugar. El sistema bancario como un todo podría haber realizado toda la operación sin tener un peso real, con lo que efectivamente logró crear un peso de circulante a partir de la nada.
Ustedes pensarán en este momento que las probabilidades de cerrar ese circuito son tan infímas que no hay manera que esto ocurra. Pero no es así. No ocurre en forma tan directa y concreta pero sí en forma global. En nuestros sistemas, el uso de la moneda es obligatorio, en muchos casos obligatorio por ley. Esto hace que la moneda se convierta en el medio de intercambio común a todos, todos en algun punto de su actividad económica (casi toda nuestra vida está hecha de actividad económica) tiene que utilizar la moneda. De esta manera es fácil manejar este circuito de dinero virtual de manera estadística. Los bancos intercambian efectivo solo en aquellos casos en que se producen desbalances. El dinero que nosotros transferimos de uno a otro, dentro del circuito bancario, se transforma en un intercambio de cortesías entre ellos.

Este proceso incrementa el circulante mopnetario más allá del efectivo existente. Y no hay ninguna razón para que los bancos se limiten al efectivo real, más allá del requerimiento legal de la reserva o encaje, y mucho incentivo para hacerlo porque ellos cobran por cada movimiento sea o no respaldado por dinero en efectivo.
Esta fue la base de la crisis financiera del 2001 en Argentina cuando había tanto crédito en los números de los bancos que no era suficiente todo el efectivo para respaldarlo. Aún cuando el gobierno salió a salvar los bancos emitiendo efectivo, solo podía hacerlo en pesos. Los créditos en dólares no tenían respaldo suficiente y nadie dispuesto a poner el efectivo necesario para salvarlos.

Esta es una parte de la historia donde el caso argentino y el estadounidense se parecen mucho. Los bancos o instituciones financieras aparecen como vícitmas de una situación fuera de su control y como entes valiosos y necesarios para el funcionamiento del país. Por lo tanto deben ser salvados por el bien de todos. La posición de los bancos es que si ellos mismos tienen que salvarse en las condiciones de crisis del mercado, esto significaría una gran pérdida de rentabilidad que haría imposible seguir prestando servicios bancarios. Nadie parece recordar las épocas anteriores a toda crisis en las que los bancos tuvieron rentabilidades totalmente irreales para la situación de ese momento. Rentabilidades obscenas. Rentabilidades casi infinitas teniendo en cuenta que recibían ganancias sobre dinero inexistente. Pero una vez que la ganancia se efectiviza, en activos reales, nadie quiere devolverla para protejer al sistema que se la otorgó. Por un lado porque saben que el gobierno los va a salvar y porque si no lo hace ya no va a ser tan rentable tener un banco, es mejor dejarlo caer. La razón por la que el gobierno es tan generoso en el momento de salvar el sistema bancario es que este es el principal recurso para controlar la riqueza de la gente. Es un intercambio de cortesías que favorece a ambas partes. En sistemas donde la economía se mueve con mucho efectivo y poco crédito, los bancos tienen limitada capacidad para crear moneda. Para poder crear circulante en grandes cantidades tienen que estar en control de grandes catidades de efectivo. Esto se logra bancarizando a todo el sistema económico y la forma más simple y efectiva es hacer la bancarización compulsiva por ley. Esto se impuso en Argentina donde hoy es obligatorio el pago de salarios a través de bancos aún para empresas pequeñas, transacciones de mediano valor no se pueden realizar en efectivo y muchas otras restricciones. A cambio de esto, el gobierno asume el control casi total de la riqueza. Allí donde hay un intercambio de valores entre particulares, hay un banco en el medio que va a reportar la información al gobierno y tomar la parte que corresponde. Deja de ser un problema cobrar los impuestos porque los "contribuyentes" no tienen acceso al dinero, no depende de ellos pagar. En comparación imagínense lo que siginifica perseguir a todos los contribuyentes uno por uno para recaudar en un sistema donde casi todas las transacciones se realizan en efectivo. Esto facilita también tomar acción directa contra los "contribuyentes" morosos accediendo a sus créditos adonde se encuentren ya que los bancos no solo no protegen el secreto bancario, graciosamente acceden a las pretenciones del gobierno en contra de los intereses de sus clientes. Vaya como muestra el caso de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) que puede confiscar fondos sin intervención judicial con solo solicitarlo a los bancos. Algo que no solo no está permitido en nuestra Constitución, está expresamente prohibido por el artículo 17 que dice que "La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley". Irónicamente, el mismo artículo 17 dice que "La confiscación de bienes queda borrada para siempre del Código Penal argentino", lo que significa que los bienes de los criminales, aquellos que dañan a otras personas y sus propiedades y que fueron condenados en juicio con derecho a defensa, están protegidos mientras que los de aquellos que solo cometieron una falta formal no solo no lo están sino que sufren el castigo sin derecho a defensa en juicio.

Pero volviendo a la crisis, hay un elemento más que jugó un papel importante, la tasa de interés.
El gobierno, a través de la reserva federal, estableció la tasa de interés en forma compulsiva sin considerar el mercado. Esto estableció valores para el dinero totalmente irreales. Al fijar tasas muy bajas, incentiva la toma de créditos lo que a corto plazo activa el consumo y se percibe como algo bueno. Pero estas manipulaciones de los parámetros del mercado distorsionan la relación de los valores. Cuando el dinero es barato y disponible, los bienes se aprecian. En este caso se incrementaron artificialmente los valores de las propiedades. Esto a su vez incrementó la demanda por más crédito porque era barato y esto hizo que los bancos crearan más circulante para satisfacer esta demanda. Eventualmente el mercado se balancea porque no hay recursos infinitos disponibles para mantener las distorsiones. El crédito se acaba, aún con tasas bajas. La demanda baja y los bienes se deprecian. Aquellos que tomaron enormes cantidades de dinero a tasas bajas para pagar sus casas sobrevaluadas se encuentran con deudas que van más allá de sus posibilidades de pago y una casa que vale mucho menos que esa deuda.

Nuevamente es el gobierno quien crea la crisis y quien nos castiga, a nosotros que producimos riqueza, para resolver la crisis. Y la crisis no se resuelve, simplemente se diluye. El rescate del sistema financiero salva al sistema financiero. Establece un límite para sus ganancias, un límite que dice que no pueden perder nunca. Si ganan, es de ellos, si pierden, nosotros pagamos. El salvataje de hoy en Wall Street es como el salvataje de Argentina en el 2001. Crean una recesión brutal estrangulando al mercado real para poder diluir los créditos de los bancos que no tienen respaldo.

Y de esto hablamos todos los días en este blog, del poder de los gobiernos para poder hacer estas cosas. Apoderarse de nuestra riqueza a punta de pistola sin límites, deteriorar nuestra riqueza manipulando la moneda, deteriorar el valor de cambio de nuestra riqueza manipulando las variables del mercado. Y todo esto en pos de supuestos altísimos ideales. Qué valor puede haber más importante que nuestra vida? qué valor tiene nuestra vida sin la riqueza que nosotros producimos? qué valor tiene la vida sin la libertad para disponer de nuestra riqueza, sin la libertad de decidir cuál es el rumbo de nuestra propia vida? qué valor tiene la vida sin libertad?

Ninguno...

De vuelta...

Lamentablemente problemas personales me obligaron a dejar el blog por un tiempo. Espero retomarlo de a poco porque todavía tengo mi tiempo limitado.

Pero no dejé de trabajar para el Libertarianismo en todo este tiempo. Tengo material pendiente de Liberty Radio Underground y otras traducciones en las que estoy trabajando. Sin contar el ejercicio diario de analizar la realidad desde una visión libetaria.

Durante el tiempo que el blog estuvo abandonado, hubo un comentario que quedó en el tintero. Lamentablemente es posible que el autor nunca lo vea publicado acá y mi respuesta. Pero no me preocupa tanto contestarle a él sino mostrar como funciona la mentalidad de la gente sumida en el sistema socialista. Y hablando de sumida, recientemente leía la transcripción de una conferencia donde el expositor expresaba este problema de manera muy clara.
Contó la historia de un viejo pez en una laguna que se encuentra con dos jóvenes. Les pregunta "cómo está el agua?" a los que los peces jóvenes responden "qué es el agua?".
De la misma manera, la gente sumida en un contexto socialista en un mundo donde el socialismo está en todos lados, es incapaz de entederlo. Este es uno de los más grandes obstáculos para poder hablar de Libertarianismo. Todos esperan ver un ejemplo que funciona y si no lo ven prefieren aferrarse al sistema que no funciona.

Pero volviendo al comentario, este empieza así:

"Sinceramente creo que el campo lo único que busca es debilitar al gobierno."


Yo pensaba lo mismo y por esa razón apoyaba la protesta. Porque esa es la base del problema, el gobierno es demasiado poderoso. No hay ninguna necesidad de tener un gobierno poderoso, la única que existe es la necesidad de mantener el sistema socialista. Un gobierno poderoso no nos ayuda en nada. Un gobierno poderoso ejerce su poder en los ciudadanos porque sobre ellos tiene poder. La gente se equivoca al pensar que una nación poderosa es un gobierno poderoso. Es todo lo contrario. Las naciones sometidas a un gobierno poderoso se conquistan controlando al gobierno. Las naciones de individuos poderosos, libres, con capacidad de tomar sus propias decisiones no se pueden conquistar. Hay que eliminarlos a todos.
Lamentablemente, la protesta del campo derivó en un mero enfrentamiento de posiciones políticas. Y fue más que evidente cuando admitieron cerrar filas con Barrionuevo, Carrió y otros que se unieron simplemente porque sus posiciones eran políticamente enfrentadas a las del gobierno actual. Pero desde un punto de vista Libertario, son más socialismo, más regulaciones, más políticas que requiren el control de la riqueza para poder imponerlas.

"Respeto tu opinión y tus mil y un justificativos pero yo creo que eso es lo que el campo hace ver a uno para no mostrar su cara mala."


En este blog no se habla de justificativos. Justificativos es lo que usa el gobierno para imponer sus políticas. Porque saben que son malas, saben que son injustas pero siempre hay un justificativo. Robar, en el sentido de tomar lo que pertenece a otro, está mal pero está bien saquear a los que producen riqueza para redistribuirla.

"Yo creo que la presidente Cristina es una persona muy preparada y que es muy capaz de mejorar el país pero hay que darle tiempo."


Yo me pregunto cuál es la medida de la capacidad de una persona? Qué les hace pensar que es capacitada y para que? He escuchado esta sanata de todos los presidentes que hemos tenido incluídos los militares. "Hay que darles tiempo"...
La realidad es que nuestra presidenta no es una persona capacitada. Llegó ahí de la misma manera que todos los políticos que han pasado por el gobierno, soportados por los partidos políticos. Ninguno ha demostrado capacidad y los resultados han sido siempre malos. Simplemente midan el estado en que estaban antes de que asumieran y el estado en que quedaron cuando se fueron. Las épocas de repunte de la situación han sido siempre las de transición. Algo que crea la ilusión de salvación a manos del que acaba de asumir. Estos respiros no son más que el mercado libre sanandose del daño ocasionado por el que se fue. Son períodos en los que sacan las manos de los controles porque queman y, aún en condiciones de gran restricción (2002 por ejemplo), el mercado es capaz de encontrar su balance para seguir funcionando. Pero esto es un tema para mucho debate. El hecho concreto es que la capacidad de nuestros "líderes" es una ilusión, una expresión de deseo. Dónde están los elementos objetivos que muestran esa capacidad? Qué ha hecho nuestra presidente desde que asumió que se pueda considerar un logro de su gestión? Sin ir más lejos, se ha llenado la boca de como se han hecho las cosas bien en nuestro país en comparación con Estados Unidos y como es que esta crisis no nos va a afectar. Lo cual es una gran mentira porque nosotros estamos inflando el mismo globo que inflaron ellos y que inflamos nosotros antes del 2001 y que inflamos antes de todas las otras crisis financieras. Y era evidente que no iba a poder sostener sus palabras, ahora está tratando de explicar como va a imponer una política de dólar "competitivamente alto" para justificar que el dólar va a subir y no lo van a poder seguir manteniendo artificialmente. Y para remate va a restringir las importaciones para proteger a la casi inexistente industria nacional. Vamos a ver como va a justificar la suba de precios cuando la oferta del mercado se reduzca...

"Espero que no eliminen el comentario ya que esto es 'libre expresión'."


El comentario no solo no fue eliminado sino que fue promovido acá para ser debatido, porque ese es el objeto de este blog. Estoy acá para explicarles porque el socialismo no funciona y porque debemos recuperar nuestra libertad. Escuchar a aquellos que no lo entienden es bienvenido y ojalá tuviera el tiempo para poder responderles a todos. Pero este es un lugar donde yo ejerzo la libre expresión. Aquellos que quieran defender al sistema socialista pueden hacerlo, tienen infinitas posibilidades. Acá estamos tratando de explicar que es la Libertad y uno de los elementos fundamentales de la Libertad es la propiedad.

Esta es la razón por la que este comentario me pareció interesante para publicar. Muestra muchas de los errores conceptuales del socialismo. Qué el otro es el malo. Qué el gobierno es bueno. Qué aquellos que están en el gobierno son lo más grande que hay. Qué MIS derechos están por encima de todo lo demás.
No es así. Y desde este blog voy a seguir explicando porque.

Espero en esta semana poder publicar el artículo acerca de la ley que es uno de los conceptos más importantes para entender los problemas del sistema político actual y que está muy relacionado con estos errores conceptuales que comenté hoy.

Para terminar hoy, noté muchas cosas en las estadísticas de este blog que me llamaron la atención.

Una de ellas es que hay muchísimos visitantes de México. Ojalá supiera más de su actualidad política pero estoy casi seguro que se encontrarán que lo que se comenta en este blog se aplica a ellos también.

Y la otra cosa que no solo me llamó la atención sino que me alentó mucho a estrujar mi horario para poder reactivar este blog, es que muchos llegan acá a través de búsquedas por "libertad y responsabilidad". Es muy alentador ver que la gente está poniendo las dos palabras juntas, ya sea porque saben que son dos caras de una misma moneda o porque quieren entenderlo. Este concepto de libertad y responsabilidad como una sola cosa es la base del Libertarianismo.

Hasta la próxima.
En Libertad


PD: Recibí una invitación para postular el blog a los Premios Bitácoras 2008. Si les gusta el contenido, los invito a votar utilizando el link que se encuentra en la columna de la derecha.